Definición ABC » Salud » Paperas

+

Definición de Paperas

Bajo el término Paperas se conoce comúnmente a una enfermedad denominada parotiditis epidémica, se trata de una infección viral que tiene como principal manifestación la inflamación de las glándulas salivales, principalmente la glándula parótida.

Este trastorno afecta a niños pequeños, siendo más frecuente entre los dos y los siete años de edad. En adultos su incidencia disminuye ya que se adquiere en la infancia, tras lo cual la persona obtiene protección permanente contra la enfermedad por lo que no la desarrolla nuevamente.

¿Cómo reconocer si un niño tiene paperas?

La parotiditis se presenta posterior al ingreso de un virus al organismo, conocido como el virus de la parotiditis. Este se adquiere por contacto con gotas de saliva o con secreciones contaminadas que procedan de una persona infectada, aproximadamente de 16 a 20 días después de entrar en contacto con el virus comienzan a manifestarse los síntomas.

Inicialmente se presenta un aumento de la temperatura que puede llegar hasta los 39 grados luego aparecen dolores musculares, dolor de cabeza, pérdida del apetito y finalmente se asocia el aumento de sensibilidad en las glándulas parótidas, en los oídos, e incluso, en la zona del cuello bajo la lengua que agrava al masticar y se acompañan también por un aumento de volumen de todas estas glándulas que puede durar hasta 7 días.

Las paperas hacen que el niño adopte una facies típica como si estuviera cachetón, ya que la principal glándula en inflamarse es la parótida, que se ubica justo por debajo y por delante de la oreja a cada lado de la cara.

Uno de cada cuatro niños presenta aumento de una sola glándula parótida, sin embrago la forma más frecuente es la inflamación bilateral.

La parotiditis afecta a otras estructuras del cuerpo

Este virus también produce la afectación de otras estructuras, principalmente los testículos y los ovarios, que se manifiesta principalmente por dolor, esto ocurre en el caso de que la infección se adquiera en edades cercanas a la adolescencia. Contrario al mito popular, el riesgo de desarrollar esterilidad es muy bajo.

También puede haber afectación del sistema nervioso produciéndose síntomas de meningitis, en estos casos la infección sigue un curso benigno tras lo cual el paciente suele recuperarse por completo sin dejar ningún tipo de secuelas.

La parotiditis no tiene tratamiento específico pero si puede prevenirse

El tratamiento de la parotiditis se basa en el control de los síntomas y en la prevención de aparición de complicaciones. Esta enfermedad no amerita la hospitalización y puede ser manejada a nivel ambulatorio.

Los principales medicamentos empleados buscan controlar la fiebre y aliviar el dolor, es recomendable ingerir abundantes líquidos así como evitar el consumo de alimentos que tengan sabor ácido o que incluyan picantes para evitar el espasmo de la glándula parótida, que resulta muy doloroso. También es recomendable que los niños que padezcan parotiditis no acudan a sus actividades educativas, esto con el fin de evitar el contagio de otros niños.

La parotiditis puede ser prevenida eficazmente mediante la aplicación de la vacuna conocida como trivalente viral, en algunas naciones se denomina triple vírica. Esta vacuna protege a los niños contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis, de allí su nombre de trivalente viral ya que previene la infección por estos tres virus. Se administra una primera dosis a los entre los 12 meses y los 18 meses siendo necesario la aplicación de una segunda dosis entre los 3 y los 4 años de edad tras lo cual se logra una protección de por vida.

Fotos: Fotolia - Dmytro Panchenko / goodluz

 
 
 
Temas en Paperas
 

Redes Sociales