Definición ABC » Salud » Ozonoterapia

+

Definición de Ozonoterapia

La ozonoterapia es un procedimiento en el cual se utiliza el ozono médico, un gas compuesto por moléculas formadas a partir de la unión de tres átomos de oxígeno, con fines terapéuticos.

Desde el descubrimiento del ozono en 1840 este gas ha visto campo de aplicación de varias áreas, inicialmente se le dio un uso industrial, pero más adelante su potencia como eficaz bactericida le abrió las puertas en el campo de la medicina.

Técnicas de aplicación del ozono médico

El ozono médico se obtiene al pasar oxígeno por un equipo llamado generador de ozono, el oxígeno es sometido a una descarga eléctrica con lo que parte del gas se convierte en ozono. Estos generadores producen un gas que consiste en una mezcla oxígeno-ozono en la que predomina el primero. Algo similar ocurre en la atmósfera, en donde las descargas eléctricas, que podemos ver como relámpagos durante las tormentas, son las responsables de producir el ozono atmosférico.

El ozono puede ser aplicado de varias formas, bien sea tópico (directo sobre el sitio a tratar), inyectados en los músculos o articulaciones, por vía rectal o en técnicas en las que el gas es combinado con la sangre.

Trastornos en los que resulta efectiva la ozonoterapia

La ozonoterapia es un tratamiento que cada día cobra más importancia en el tratamiento de diversas afecciones crónicas degenerativas.

Entre los principales trastornos en los que se emplea la ozonoterapia se encuentran:

Problemas circulatorios. El ozono tiene un leve efecto anticoagulante, lo que contribuye a mejorar la circulación a través de los vasos sanguíneos en personas que padecen várices o problemas como las obstrucciones arteriales, esta propiedad también es muy útil para disolver coágulos de sangre que se encuentran presentes dentro de las venas en afecciones como la tromboflebitis.

Enfermedades articulares. La lesión del cartílago articular que caracteriza a la artrosis produce dolor con los movimientos, esta molestia suele responder de forma favorable ante el tratamiento con ozonoterapia por dos mecanismos principales, por una parte la reparación del daño al cartílago y por otra el efecto analgésico del ozono al ser aplicado en las articulaciones.

Hernias discales. Las hernias discales son los trastornos en los que la ozonoterapia muestra la mayor eficacia. Al aplicar ozono local tanto a nivel de los músculos paravertebrales de la columna vertebral, como directamente dentro del disco en un procedimiento guiado radiológicamente conocido como discólisis, se logra disminuir de forma inmediata el tamaño de la hernia con lo que se alivia el dolor producido por la compresión de raíces nerviosas próximas al disco herniado.

Enfermedades infecciosas. El ozono tiene un bien conocido poder antiséptico, este gas es capaz de destruir microorganismos como virus, bacterias y hongos, por lo que es usado para el tratamiento de trastornos infecciosos como la osteomielitis, infecciones virales y úlceras infectadas, entre otros.

Fotos: Fotolia - icetea / ant_art19

 
 
 
Temas en Ozonoterapia
 

Redes Sociales