Definición ABC » Salud » Onagra

+

Definición de Onagra

La onagra, cuyo nombre científico es Oenothera, es una planta de la familia de las onagráceas. Se utiliza normalmente de dos formas: como adorno para jardines y para uso terapéutico.

Características generales

Tiene un color amarillo claro, posee flores solitarias y poco apiñadas y normalmente con cinco pétalos. Esta planta crece de forma silvestre en zonas con clima templado y se recolecta cuando las semillas están muy maduras.

Su parte más valorada es la semilla, de donde se obtiene aceite esencial (el aceite de onagra posee ácido gamma-linolenico como principio activo, conocido popularmente como omega 3 y omega 6). En algunos herbolarios se pueden encontrar hojas de onagra que se emplean para preparar infusiones.

Propiedades terapéuticas del aceite de onagra

Las personas que habitualmente toman aceite de onagra (en forma de perla o pastillas o bien como aceite) notan una mejoría en el aspecto y la tersura de la piel, así como en la vitalidad del cabello y de las uñas. Así mismo, esta sustancia es beneficiosa para reducir la sequedad ocular.

Se emplea el aceite de esta planta para combatir los efectos de las alergias o para eliminar algunos quistes benignos. Tradicionalmente se ha empleado esta planta para tratar los dolores premenstruales, la secreción vaginal o la artritis reumatoide. En algunas patologías asociadas a la diabetes, como por ejemplo la neuropatía diabética, también se usa el aceite de onagra.

En los últimos años se ha utilizado el aceite para mejorar la calidad de vida de los pacientes con esquizofrenia o de los niños hiperactivos. Los enfermos de esclerosis múltiple, de ELA o de EPOC pueden complementar su dieta tomando onagra. Un aspecto importante de este aceite es el hecho de no tener ningún tipo de toxicidad.

Por último, hay que indicar que es muy conveniente que el aceite de onagra incorpore pequeñas dosis de vitamina E, pues de esta manera el aceite no se oxida.

Otras plantas con propiedades medicinales

- La menta se utiliza para combatir el dolor de cabeza.

- Las flores de amapola tomadas como infusión sirven para tratar el insomnio y la ansiedad.

- Los granos de anís contrarrestan los efectos de las digestiones pesadas y ayudan a regular el ciclo menstrual.

- Las hojas de arándano disminuyen el contenido de glucosa en la sangre y por ello son útiles para los pacientes con diabetes.

- El comino es muy popular como diurético. El fresno ayuda a adelgazar y alivia los dolores articulares.

- El jenjibre es eficaz para eliminar los mareos y para aliviar la sinusitis.

Estos ejemplos nos recuerdan que las plantas son curativas y de alguna manera constituyen una farmacia natural a nuestra disposición.

Fotos: Fotolia - Madeleine Steinbach / areeya_ann

 
 
 
Temas en Onagra
 

Redes Sociales