Definición ABC » Salud » Oftalmología

+

Definición de Oftalmología

La oftalmología es la especialidad médica que se ocupa del estudio de los ojos, lo cual incluye el tratamiento de las enfermedades y los defectos típicos que padece la visión, tal es el caso del astigmatismo y estrabismo, entre otros.

Especialidad de la medicina que se ocupa de diagnosticar patologías en los ojos y de su tratamiento

Específicamente, la oftalmología está enfocada en las cuestiones que hacen al globo ocular, como también a las cuestiones relacionadas con esta área, comprendiendo la musculación, los parpados y también cuando lloramos.

En las últimas décadas y especialmente ante los avances tecnológicos, la oftalmología ha logrado importantes avances en todo sentido, en la cura de enfermedades, y asimismo en la reducción de los defectos más comunes.

La vital importancia que se le adjudica a los ojos, dado que son los órganos que nos permiten el contacto visual directo con el mundo que nos rodea, hace que constantemente se destinen esfuerzos para avanzar en esta materia.

Patologías recurrentes y como nos afectan la visión

Como bien indicamos hay muchas enfermedades y defectos que afectan a nuestros ojos: conjuntivitis, queratitis, glaucoma, tumores, miopía estrabismo, problemas en el saco lagrimal, enfermedades degenerativas de la retina, entre otras.

Cuando el paciente asiste a una consulta de esta especialidad el profesional médico evaluará especialmente su agudeza visual, y si correspondiere, le diagnosticará algunas de las patologías ópticas más corrientes en el mundo que son: la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia.

O en su defecto, tratar enfermedades que suelen aparecer alrededor de los ojos como: la conjuntivitis, las cataratas, orzuelos o glaucoma, entre las más recurrentes.

Pero veamos puntualmente cómo es el impacto de estas patologías…

La miopía implica un trastorno en la refracción, o sea, en la convergencia de los rayos de luz a través de las diversas estructuras de los ojos.

Se caracteriza por la ausencia de visión de lejos, así es que los objetos lejanos se verán borrosos, mientras que la visión de cerca es clara.

Esto puede suceder por disponer de un ojo largo, o por la curvatura de la córnea deficiente.

Se puede corregir con lentes o quirúrgicamente.

Por su parte, la hipermetropía es una anomalía de refracción también pero en la cual los rayos de luz no convergen bien y se proyectan por detrás de la zona de la visión.

Quienes padecen de la misma no ven bien los objetos cercanos.

Normalmente los síntomas son la visión borrosa, dolor de cabeza y fatiga por realizar mucho esfuerzo visual.

Se puede corregir con lentes de aumento.

El astigmatismo consiste en un problema en la curvatura de la córnea al no presentar su formato esférico normal.

La imagen se verá borrosa.

Se puede resolver también con lentes o con cirugía láser que redondee la forma de la córnea.

Y la presbicia es un trastorno que se manifiesta con la dificultad de ver de cerca y se debe al envejecimiento del ojo a partir de los 40 años del paciente, siendo su máximo a los 60 años.

Cabe destacarse que en este período de tiempo los síntomas de mala visión progresan rápidamente y por ello el paciente debe cambiar el aumento de sus lentes con mayor frecuencia para poder mejorar su visión.

Tratamientos

Entre los tratamientos más comunes para paliar algunas de estas afecciones se cuentan: los farmacológicos, que resultan ser los más habituales; los ópticos, los cuales implican el estudio del ojo para así poder determinar que graduación de anteojos necesita el paciente; y quirúrgicos, que son los más comunes para situaciones como: el glaucoma, la catarata, la obstrucción de la vía lagrimal, el desprendimiento de la retina.

En materia quirúrgica, la cirugía estrella por estos tiempos es la refractiva o lasik, la cual consiste en un láser, manipulado por cirujano, que tallará la córnea para de esta manera lograr que el paciente abandone los anteojos.

Por caso y para evitar a las mismas es que es imprescindible la prevención que solamente se consigue con una visita periódica al profesional médico correspondiente.

Al profesional que se dedica a esta especialidad médica se lo designa como oftalmólogo u oculista y además de disponer de formación en medicina debe realizar una especialidad en este tema para dedicarse a la misma.

 
 
 
Temas en Oftalmología
 

Redes Sociales