Definición ABC » Salud » Movimiento Antivacunas

+

Definición de Movimiento Antivacunas

El movimiento antivacunas fue una corriente de pensamiento que surgió en 1998 tras la publicación de un artículo en la prestigiosa revista médica The Lancet, sobre la relación entre la aplicación de la vacuna triple o trivalente viral y el desarrollo de autismo.

Tras la publicación de los resultados de la investigación, llevada a cabo por el doctor Andrew Wakefield con niños autistas, muchos padres dejaron de vacunar a sus hijos para protegerlos de esta enfermedad. Al deja de recibir la vacuna trivalente viral, se presentó un repunte de sarampión, paperas o parotiditis y rubeola. Tras toda la controversia creada, en 2004 la revista declaro que no debió publicar ese artículo y su autor sufrió una serie de demandas legales en Inglaterra, prohibiéndosele ejercer la medicina en su país de forma permanente.

Antecedentes del movimiento antivacunas

Si bien el movimiento de 1998 tuvo una gran repercusión en la aceptación de las vacunas por parte de los padres, no es la única reacción social frente a las inmunizaciones.

La primera vacuna, desarrollada contra la viruela, tuvo también fuertes reacciones de rechazo desde su introducción a mediados del siglo XIX, que llevaron a la creación de una Sociedad Antivacunación en países como los Estados Unidos. Desde razones sociales hasta creencias religiosas influyeron en el rechazo por esta primera vacuna, en la que se inoculaba líquido de las ampollas de personas que habían padecido viruela, en una pequeña herida efectuada en el brazo de la persona a vacunar.

El descenso en el número de casos de viruela tras la introducción de esta medida, llevo a que esta vacuna fuera de aplicación obligatoria. Gracias a esta medida, en nuestros días esta enfermedad es vista solo en la catedra de historia de la medicina, ya que se logró que la viruela se haya erradicado del planeta.

Más adelante en los años setenta se reactivan estos movimientos, ahora frente a la vacuna triple, que protege frente a la difteria, tétanos y tos ferina. Tras lo que le siguen las reacciones frente a la trivalente viral.

Importancia de la vacunación

Las vacunas son una forma de estimular al sistema inmunológico para que produzca anticuerpos. Estos anticuerpos se mantienen en el organismo por mucho tiempo, permitiendo que al volver a entrar en contacto con los gérmenes contra los que están dirigidos, se produzca una rápida neutralización de los mismos, evitando su replicación y, por ende, el desarrollo de la enfermedad que producen.

La vacunación de grandes masas de población ha sido clave para lograr erradicar enfermedades, como ocurrió con la viruela. Destino que se espera que prontamente tenga la polio, enfermedad que no ha presentado nuevos casos en los países occidentales. Organismos como la Organización Mundial para la Salud indican que la vacunación contribuye a prevenir un promedio de tres millones de muerte al año por enfermedades como el sarampión, el tétanos y la difteria.

Cada día las vacunas son más seguras

Las vacunas son de varios tipos. Algunas están formadas por los microrganismos productores de las enfermedades vivos de una forma atenuada. Este es el caso de las vacunas contra el sarampión, la rubeola y la polio oral. Estas vacunas no pueden usarse en personas con alteración en el funcionamiento de su sistema inmune, ya que al carecer de defensas, estos gérmenes colonizarían fácilmente al organismo ocasionando una infección.

La mayoría de las vacunas contienen fragmentos de los gérmenes contra los que están dirigidas. Se trata de las porciones de los microorganismos que son capaces de estimular al sistema de defensas. Estas vacunas pueden aplicarse a cualquier persona.

Si bien las vacunas son beneficiosas, es posible que tras su uso se presenten algunas reacciones. Esto ha sido el principal argumento usado por los integrantes del movimiento antivacunas. Estas reacciones pueden ser leves como algo de quebranto, malestar y cansancio, pero es posible que tras la vacunación ocurran complicaciones más graves como infecciones. Como siempre hay que estimar bien la relación entre los riesgos y beneficios de vacunar o no vacunar.

Fotos: Fotolia. vit_kitamin / vable

 
 
 
Temas en Movimiento Antivacunas
 

Redes Sociales