Definición ABC » Salud » Metrorragia

+

Definición de Metrorragia

La palabra metrorragia significa sangrado uterino, es una afección común que debe diferenciarse del sangrado menstrual normal que ocurre cada mes en la mujer adulta como consecuencia de la ovulación.

No se trata de una enfermedad en sí, sino de una manifestación o síntoma que es común a varias enfermedades y por lo tanto una vez que ocurre amerita ser investigada por un médico ginecólogo.

Diferencia entre metrorragia y menorragia

La metrorragia es un sangrado que obedece a diversos trastornos que afectan al útero, ellos incluyen la presencia de tumores (malignos como el cáncer o incluso benignos como los fibromas, los pólipos o los leiomiomas uterinos), traumatismos, inflamaciones así como condiciones que afectan la coagulación de la sangre como el uso de cierto tipo de medicamentos. Es posible también que este tipo de hemorragias ocurran como consecuencia de trastornos en la liberación de hormonas sexuales, estos son capaces de hacer que la capa interna del útero, conocida como endometrio, aumente su grosor y de origen al sangrado.

A diferencia de la metrorragia, que ocurre en cualquier momento del ciclo, la menorragia es el aumento en el volumen del sangrado menstrual, se usa para indicar que la menstruación dura más días de lo habitual, aunque se presenta en forma cíclica con intervalos normales. Esto también es un trastorno y obedece a distintas causas.

¿Qué hacer en caso de una hemorragia vaginal?

Ante cualquier sangrado irregular o una “menstruación rara” es necesario acudir al médico ginecólogo. El primer paso es determinar el origen de la sangre, ya que no todo sangrado a través de la vagina proviene del útero, es posible que la sangre proceda de otras estructuras como la vulva, vagina, el cuello uterino o incluso del sistema urinario.

Durante la evaluación debe hacerse primero una determinación de las condiciones hemodinámicas, en el caso de sangrado muy abundantes puede desarrollarse una anemia aguda que se manifiesta por taquicardia, debilidad y disminución de la presión arterial. Esto permite establecer la urgencia en la resolución de la hemorragia.

En casos estables se debe llevar a cabo un examen ginecológico para visualizar las distintas estructuras del aparato genital de la mujer, identificar el origen del sangrado y en función de ello establecer el tratamiento.

Algunas condiciones como los tumores y los fibromas uterinos pueden ameritar una solución definitiva con cirugía, en el caso de que no haya unan causa orgánica que explique el sangrado se deben investigar los niveles hormonales para establecer si ese es su origen y tratarlos adecuadamente.

Fotos: Fotolia - MTS - 7Active

 
 
 
Temas en Metrorragia
 

Redes Sociales