Definición ABC » Salud » Mamografía

+

Definición de Mamografía

La mamografía es un estudio cuyo objetivo es el análisis de la forma, consistencia y componentes de las mamas de una mujer en busca de algún tipo de anormalidades que puedan dar cuenta de determinada afección de salud, especialmente de aquellas que puedan derivar eventualmente en diferentes tipos de cáncer.

La mamografía es un estudio muy simple y bastante accesible con muchos otros análisis clínicos ya que se busca de este modo acercarlo a la mayor cantidad de mujeres posibles de modo que se pueda prevenir el cáncer de mama, una de las principales formas de cáncer en el mundo. Las mamografías se han simplificado cada vez más con el tiempo y hoy en día son consideradas análisis de rutina que las mujeres deben realizarse todos los años y que no deben ser llevados a cabo solamente cuando la mujer presenta algún tipo de molestia o incomodidad sino permanentemente.

Una mamografía es un estudio radiológico que se practica en las mamas con la finalidad de identificar lesiones, principalmente tumores malignos como el cáncer de mama.

Se lleva a cabo en unidades especializadas en mama, o en unidades de diagnóstico por imagen. Una vez efectuada debe ser evaluada por un médico radiólogo quien emite el informe correspondiente.

¿En qué consiste el examen de mamografía?

La mamografía es un estudio no invasivo, basado en los rayos X, en el mismo la mujer debe ubicar sus mamas entre dos superficies aplanadas que comprimen el tejido mamario con la finalidad de permitir su mejor visualización, para algunas mujeres esta compresión puede resultar algo molesta.

Una vez practicada la mamografía la mujer no tiene por qué sentir ninguna molestia. Este estudio o produce ninguna afección en las mamas.

¿Cuándo debe practicarse una mamografía?

Este estudio se puede realizar en dos circunstancias principales:

Mujeres sanas. Las mujeres que no tienen ninguna afección de sus senos ni tienen síntomas deberían practicarse una mamografía preventiva rutinaria, este estudio permite identificar algunos tumores de forma temprana, antes de que aparezcan síntomas o que puedan ser tocados. Se recomienda que las mamografías comiencen a practicarse a partir de los 40 años de edad, es posible que este estudio se complemente con un ultrasonido mamario para lograr una mejor visualización de algunas lesiones.

Mujeres con lesiones en las mamas. Ante el hallazgo de un nódulo o un bulto en el seno, la mamografía es el estudio que permite identificar lesiones malignas o sospechosas que deban ser sometidas a una biopsia para aclarar su origen. Este estudio se practica además para hacer seguimiento a mujeres con cáncer de mama que se encuentren en tratamiento, o aquellas en las que deba hacerse una evaluación control una vez tratado el cáncer para identificar tempranamente la aparición de nuevas lesiones. Lo aconsejable es que la mamografía sea practicada anualmente.

¿Las mujeres con implantes mamarios pueden hacerse una mamografía?

Las mujeres con implantes de seno (también llamados prótesis mamarias) también deben practicarse la mamografía. Estos elementos están diseñados para permitir este estudio. En el caso en que la mujer haya recibido implantes no por estética sino al reconstruir la mama luego de una cirugía de mastectomía para quitar un cáncer de mama, es posible que no necesite practicarse mamografías rutinarias.

Los implantes mamarios pueden ocultar lesiones sospechosas o hacer que estas no se puedan precisar bien al tacto. Por lo que en estas mujeres deben especificar que tienen dichos implantes antes del estudio porque puede ser necesario usar técnicas específicas en estos casos que permitan una mejor visualización del tejido mamario.

Existen varios tipos de mamografías

Las mamografías han ido evolucionando así como lo ha hecho la tecnología. Las mamografías han pasado de la placa radiológica de la mamografía convencional al ordenador en imágenes digitalizadas de alta resolución, esta última técnica se conoce como mamografía digital y permite una mejor visualización de las lesiones así como llevar un archivo de las mismas.

Más recientemente se dispone de otra técnica, la mamografía en 3D, también conocida como tomosíntesis mamaria. Se trata de una mamografía digital en la que la maquina toma imágenes haciendo cortes muy delgados y pudiendo hacer una reconstrucción 3D de la mama. Estos equipos permiten obtener imágenes de muy buena resolución, sin embargo someten a la paciente a una dosis de radiación un poco más alta.

Recurrir a las mamografías para diagnosticar cualquier tipo de cáncer o enfermedad es de suma importancia ya que si bien algunos nódulos o tumores malignos pueden ser sentidos a través del tacto y del palpado adecuado de las mamas, muchos otros no y escapan por tanto al estudio clínico concreto. Ese es el momento en el cual la mamogragía se vuelve central y debe ser realizada una vez por año como mínimo.

 
 
 
Temas en Mamografía
 

Redes Sociales