Definición ABC » Salud » Macrófago

+

Definición de Macrófago

Los macrófagos son un tipo de células que forman parte del sistema de defensas. Su nombre deriva de las palabras macro que significa grande y fago que significa comer. Son células grandes que cumplen la función de “comer” las células extrañas que ingresan al organismo, con la finalidad de eliminarlas.

Los macrófagos se originan a partir de los monocitos

La sangre está formada tanto por el volumen líquido o plasma y el componente celular que incluye a los glóbulos rojos, glóbulos blancos y las plaquetas.

Los glóbulos blancos cumplen importantes funciones de defensas, por lo que son elementos clave del sistema inmunológico. Estos glóbulos son a su vez de varios tipos: neutrófilos, linfocitos, eosinófilos, monocitos y basófilos.

Los macrófagos se originan a partir de unas células de la sangre llamadas monocitos. Cuando los monocitos pasan de la sangre a los tejidos se transforman en macrófagos. A su vez existen dos tipos de macrófagos, unos que son capaces de desplazarse viajando a los tejidos en donde se estén desarrollando procesos como las infecciones, heridas y lesiones que necesiten repararse, y otro grupo que viajan a un determinado tejido y permanecen allí hasta ser necesarios.

Estos últimos macrófagos, los macrófagos fijos, reciben nombres específicos según el órgano en el que se encuentren. En el caso del hígado se denominan células de Kupffer.

Los macrófagos son necesarios para eliminar microorganismos y células dañadas

Los microrganismos extraños al cuerpo, como los virus, bacteria, hongos y parásitos son reconocidos por los macrófagos. Una vez que estas células entran en el organismo, se producen sustancias que estimulan la llegada de los elementos del sistema inmune al lugar de la infección.

Los macrófagos pueden alcanzar cualquier tejido ya te tienen la capacidad de desplazarse. Para ello emiten prolongaciones que se conocen como pseudopodos (falsos pies).

Cuando los macrófagos entran en contacto con los microorganismos, o incluso con células muertas o células cancerígenas, emiten sus prolongaciones y rodean por completo al elemento a eliminar. Una vez que han sido “tragadas” y se encuentran dentro de su interior, los macrófagos liberan una serie de sustancias con la finalidad de que estas los intrusos y las células dañadas sean digeridos y por lo tanto eliminados del organismo.

Los macrófagos son capaces de aislar algunos fragmentos clave de los intrusos e invasores, estos son necesarios ya que a partir de los mismos otras células del sistema de defensas, los linfocitos, van a comenzar a producir anticuerpos, sustancias necesarias para dar inicio a una segunda fase de ataque, que es más específica.

Foto: Fotolia - Normaals

 
 
 
Temas en Macrófago
 

Redes Sociales