Definición ABC » Salud » Lunares Congénitos o Nevus

+

Lunares Congénitos o Nevus - Definición, Concepto y Qué es

Los lunares muestran una variación en la pigmentación de la piel. Un lunar congénito es aquel que muestra un signo de nacimiento o que se ha formado poco tiempo después. Este tipo de lunar también recibe el nombre de nevus.

¿Qué significa exactamente que esta señal en la piel sea de carácter congénito? Que no tiene una esencia genética sino que se ha formado durante el desarrollo de la vida del feto. Sin embargo, al no ser un elemento genético, no tiene una carga hereditaria. Este tipo de lunares son frecuentes. El tamaño puede variar, existen manchas muy pequeñas mientras que otras son más grandes.

Salud de la piel

En muchos casos, es frecuente que los padres consulten con un dermatólogo si existe algún rasgo de lesión como consecuencia de este lunar. También es habitual que el dermatólogo realice un seguimiento para comprobar si se produce algún cambio de tono o de tamaño en el mismo. Es decir, existe riesgo potencial de que el lunar se torne maligno en algunos casos, por esta razón, es tan importante realizar un seguimiento para observar cualquier indicio que alarme sobre la formación de un melanoma.

El tamaño del lunar también suele crecer de forma proporcional con el desarrollo infantil. En algunos casos, los especialistas aconsejan eliminar el lunar. Así ocurre, por ejemplo, cuando crecen pelos o esta zona adquiere una forma de relieve abultado. Por otra parte, además de por salud, esta medida también puede estar provocada por una cuestión de estética que influye de forma directa en la autoestima si dicho lunar se encuentra en una zona visible, por ejemplo, en el rostro.

La decisión de realizar una intervención quirúrgica para extirpar un lunar también puede estar motivada por las dimensiones de gran tamaño que, por tanto, presenta un mayor riesgo. Muchos de estos procesos de extirpación se realizan aplicando anestesia local al paciente.

Diagnóstico médico

Este tipo de lunares se encuentran focalizados, principalmente, en la zona del abdomen, las extremidades y en los hombros. Los lunares suelen tener un color marrón. Entre los síntomas de alarma conviene concretar un cambio de color, una variación en el aspecto estético o un incremento de tamaño. Para conocer la estructura de un lunar en su parte interna es muy importante realizar una biopsia para obtener información médica.

Fotos: Fotolia - sylv1rob1 / alkov

 
 
 
Temas en Lunares Congénitos o Nevus
 

Redes Sociales