Definición ABC » Salud » Líquido Amniótico

+

Definición de Líquido Amniótico

Liquido Amniotico El Líquido Amniótico es un fluido que se produce en el interior del útero durante el embarazo y tiene como función proteger al feto, mantener su temperatura, permitir sus movimientos y brindar las condiciones para el óptimo crecimiento y desarrollo fetal.

Una vez ocurrida la fecundación el ovulo viaja al interior de la cavidad uterina fijándose a su pared, allí comienza una serie de transformaciones para dar origen al embrión, este se desarrolla en el interior de una membrana llamada amnios, flotando en un contenido líquido cristalino llamado líquido amniótico.

En la primera parte del embarazo el líquido amniótico es producido por el amnios a partir de la sangre materna por un proceso de filtrado, posteriormente cerca del quinto mes de embarazo ya se han formado el sistema digestivo y los riñones, en este momento el feto comienza a tragar el líquido amniótico e igualmente comienza a producir orina que pasa a la cavidad amniótica originando así nuevo líquido, este mecanismo pasa a ser luego su principal proceso formador hasta el final del embarazo cuando se estima que el feto es capaz de tragar y producir unos 5oo ml de líquido diariamente.

Este líquido está compuesto principalmente por agua, también contiene proteínas, vitaminas y células del feto provenientes principalmente de su piel. Su color es cristalino o amarillento. Al inicio del trabajo de parto las contracciones uterinas hacen que la bolsa tienda a insinuarse hacia el cuello uterino lo que hace que se desgarre con lo que se inicia la salida del líquido amniótico, esto es lo que se conoce como romper fuentes. En ocasiones cuando existe sufrimiento fetal durante al parto este se vuelve verdoso oscuro por la presencia de meconio, que es el contenido fecal del feto que se expulsa prematuramente antes del nacimiento por problemas como la hipoxia o falta de oxigeno.

Durante los controles prenatales se practica el estudio de ultrasonido que permite visualizar el feto, el útero, la placenta e incluso permite medir el volumen estimado de líquido amniótico, que llega a alcanzar los 1000 ml al final del embarazo. Las variaciones en la cantidad de este líquido son indicativas de malformaciones fetales, en el caso de la disminución del líquido amniótico se debe sospechar un trastorno renal o la falta de formación de los riñones que son los órganos encargados de su producción, cuando hay una cantidad excesiva de líquido amniótico se piensa más bien en malformaciones del aparato digestivo que hacen que el feto no lo pueda tragar y por ende se acumule.

Desde el punto de vista médico, el estudio de este líquido aporta información valiosa sobre el feto y su estado de salud. Para ello es obtenido a través de una punción hecha a través del abdomen de la madre introduciendo una aguja guiada por ultrasonido, este procedimiento se denomina Amniocentesis y puede ser efectuado entre las 14 y 16 semanas de embarazo.

La Amniocentesis se lleva a cabo para determinar el sexo del bebe así como si existen alteraciones cromosómicas como es el caso del síndrome de Down o enfermedades metabólicas hereditarias, para tomar decisiones tempranas, también permite identificar posibles infecciones. Si bien es un método seguro no se encuentra exento de complicaciones, por lo que debe ser llevado a cabo por un especialista bajo estrictas medidas de asepsia y antisepsia.

 
 
 
Temas en Líquido Amniótico
 

Redes Sociales