Definición ABC » Salud » Leucemia

+

Definición de Leucemia

La leucemia es una enfermedad que afecta especialmente a la médula ósea y reviste de gravedad. Se caracteriza por el aumento a gran escala de leucocitos. Cabe destacarse que los leucocitos son una serie de células sanguíneas heterogéneas que ostentan una importante participación en la respuesta inmunitaria del organismo humano, es decir, defienden al mismo de la acción o del ingreso de agentes patógenos.

El daño que esta afección provoca en la médula ósea hace que se generen desplazamientos de las células normales de ella y aumente el número de glóbulos blancos inmaduros. De inmediato comienza a producirse una falta de plaquetas de sangre, en especial, a instancias de la coagulación de la sangre, hecho realmente grave, dado que las plaquetas son fundamentales en este proceso.
Como consecuencia de ese evento, las personas que padecen la enfermedad pueden generar hematomas de modo sencillo y sangrados en exceso.

En tanto, la mencionada disminución de los glóbulos blancos, encargados de la defensa del organismo, debilitará al sistema inmune y entonces, de sucederse una infección, al paciente le costará contrarrestarla. Entre las infecciones que más comúnmente suelen padecer los pacientes con leucemia se cuenta: llagas en su boca, diarrea, infección en las amígdalas.

Pero los glóbulos blancos no son los únicos afectados, también los glóbulos rojos sufren un ataque duro y es frecuente que su mal funcionamiento desemboque en anemia.

Entonces, entre los principales síntomas de esta enfermedad se destacan: decaimiento, falta de fuerza, mareo, náuseas, dolor óseo, hematomas sin presencia de golpes, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, irregularidad en el ciclo menstrual, en el caso de las mujeres, hemorragias frecuentes sin razón alguna, entre otros.

Respecto de las causas, no hay una única sino que se puede desencadenar por varias: mutaciones en el ADN que pueden ocasionar justamente la activación de genes tumorales; radiación ionizante; consumo de tabaco; infecciones; predisposición genética.

La manera más concreta de diagnosticarla es a partir de análisis de sangre completos, examen de la médula ósea, y biopsia en el ganglio linfático.

Existen diversos tipos de leucemias, algunas realmente son fulminantes llevando al paciente a la muerte pero hay otras menos malignas que permiten tratarlas y recuperarse de ellas.

Entre los tratamientos más empleados se cuentan: quimioterapia, radioterapia, trasplante de médula ósea, medicación, entre los principales.

 
 
 
Temas en Leucemia
 

Redes Sociales