Definición ABC » Salud » Labio Leporino

+

Definición de Labio Leporino

El labio leporino es un defecto que se manifiesta como un hendidura en uno o ambos labios, por lo general se acompaña de otras manifestaciones a nivel del paladar, en donde también se puede presentar una hendidura o separación.

En la mayoría de los casos se origina por una malformación durante el desarrollo fetal, que se manifiesta desde el nacimiento, sin embargo en el pasado se presentó en muchos casos de forma secundaria como consecuencia de diversos trastornos como la sífilis.

Esta malformación es bien conocida desde la antigüedad, cuando se le da el nombre de labio leporino que deriva de lapan que significa conejo, ya que las personas con labio leporino bilateral tienen una prominencia de los dientes centrales superiores (dientes incisivos) lo que le da a su rostro una configuración similar a los labios de dicho animal.

La hendidura del labio con afectación al paladar es un hallazgo que ha sido identificado en momias que datan de mas de 2000 años A.C., incluso ha sido reflejada en esculturas antiguas. La literatura médica antigua hace referencia a diversos tipos de cirugía que se pusieron en práctica hace más de dos mil años para tratar de corregir este defecto.

El labio leporino es producto de una malformación

En la mayoría de los casos, los niños nacidos con labio leporino estuvieron sometidos a factores que afectaron su desarrollo intrauterino, como es el caso de infecciones por virus, exposición a medicamentos y toxinas.

Se ha visto que en las familias en la que algún miembro tuvo un labio leporino aumenta el riesgo de que otros miembros presenten esta malformación.

Consecuencias del labio leporino

Si bien este defecto tiene repercusiones en la fisonomía facial afectando su estética, también se acompaña de problemas funcionales al momento de hablar y comer.

Los niños con paladar hendido suelen tener dificultad para el habla, ya que la pronunciación de algunos fonemas requiere del contacto de la lengua con el paladar.

Otra complicación aún más grave la constituye el hecho de que al tragar parte de los alimentos pasan de la cavidad bucal a la vía nasal a través del defecto en el paladar, desde donde pueden alcanzar los oídos ocasiona nado infecciones de oído a repetición (otitis), o bien ahogo al pasar el alimento a la vía aérea.
La dificultad para alimentarse, producto de que parte del alimento pasa a la vía aérea, puede llevar a que estos niños tengan bajo peso y problemas de crecimiento.

El labio leporino se corrige con cirugía

El único tratamiento efectivo para este problema es la cirugía. Los niños con labio leporino pueden requerir ser sometidos a una o varias intervenciones, según la magnitud de la hendidura y de la presencia o no de otras malformaciones asociadas.

La cirugía permite corregir el problema funcional que representa el hecho de que el paladar se encuentre hendido, así como el problema estético que afecta a los labios.

Se ha visto que se obtienen mejores resultados al reparar el labio leporino cuando los niños se someten a cirugía entre los 2 y los 3 meses de vida, en ocasiones puede ser necesario hacer una reconstrucción de la nariz. Cuando el paladar se encuentra hendido, se recomienda llevar a cabo la cirugía entre los 9 meses y el año de edad.

En ambos casos la cirugía se lleva a cabo con anestesia general, tras la cual el niño debe permanecer hospitalizado por pocos días para su observación, se estima que en un mes ya se ha podido recuperar por completo.

Tras la cirugía muchos niños necesitan realizar terapia del lenguaje para poder articular mejor las palabras. Es posible que requieran además seguimiento de su dentición ya que en ocasiones puede haber afectación en la alineación de los dientes que puede ser corregida con ortodoncia.

Foto: Fotolia - ellepi

 
 
 
Temas en Labio Leporino
 

Redes Sociales