Salud » Inflamación

Definición de Inflamación

Inflamación La Inflamación es un proceso que lleva a cabo normalmente el organismo con la finalidad de defenderse o protegerse ante determinadas situaciones de alerta, como son la agresión por microorganismos causantes de infecciones como los virus, bacterias, parásitos y hongos, traumatismos, contacto con radiaciones, frío, calor, irritantes químicos, venenos y toxinas.

Algunas condiciones propias del organismo como las enfermedades de las arterias, hemorragias, infartos, problemas de tipo autoinmune (donde el organismo se agrede a sí mismo), los tumores y el estrés son también capaces de activar los mecanismos que producen inflamación.

La inflamación se reconoce por la presencia de cuatro manifestaciones características como son el aumento de volumen, enrojecimiento, calor y dolor. Estos síntomas son producto de la activación de una serie de procesos químicos que llevan a la producción de unas sustancias llamadas prostaglandinas que son capaces de activar al sistema circulatorio y al sistema inmune con el fin de que todas las células que intervienen en los procesos de defensa puedan llegar al lugar en donde se inicio la señal de alerta.

Este proceso suele iniciarse por activación de la membrana celular de células del sistema inmune como los macrófagos y los mastocitos, lo que lleva a la producción de prostaglandinas y una serie de sustancias mediadoras de la inflamación, esto tiene como finalidad de que las células del sistema inmune se dirijan al sitio de la lesión y comiencen las actividades de defensa como es el caso de eliminación de virus o bacterias por parte de los glóbulos blancos neutrófilos.

Este proceso se mantiene en el tiempo hasta que logra eliminarse el agente o bien se produce la reparación del tejido dañado por un traumatismo, quemadura, fractura o cualquier otra causa. En la fase final de la inflamación se repara el tejido o bien se sustituye por un tejido fibroso cicatrizal, lo cual puede originar secuelas o consecuencias, como es el caso de la limitación para el movimiento o rigidez de la estructura cuando ocurre en el aparato locomotor, o bien la insuficiencia de un órgano o una estructura cuando la inflamación ocurre en un órgano interno.

En inflamaciones de tipo leve o de curso corto por lo general el proceso se limita en el tiempo lográndose la total reparación de la estructura inflamada sin secuelas. En el caso de inflamaciones crónicas pueden ocurrir cambios permanentes en la arquitectura de la estructura lesionada producto del desarrollo de fibrosis para sustituir al tejido dañado.

Una vez iniciado el proceso inflamatorio el sistema nervioso es capaz de mantener esta respuesta en el tiempo o bien frenarla mediante la secreción de hormonas, en este sentido puede producirse la Hormona Corticotropa a nivel del hipotálamo en las fases iniciales para activar la inflamación, mientras que a nivel de las suprarrenales se secreta el Cortisol, hormona con gran poder antiinflamatorio capaz de limitar y frenar este proceso.

La inflamación tiene una finalidad protectora y reparadora en el organismo, el uso de medicamentos antiinflamatorios de forma indiscriminada puede afectarlo. Un ejemplo de esto es en el caso de las lesiones óseas y fracturas en donde no deben emplearse antiinflamatorios ya que estos afectan la formación del callo y por ende la consolidación de la fractura.

 
 
Autor: Dra. Maria de Andrade | Sitio: Definición ABC | Fecha: noviembre. 2014 | URL: https://www.definicionabc.com/salud/inflamacion.php
 
Temas en Inflamación
 

Redes Sociales