Definición ABC » Salud » Impurezas en la Piel

+

Impurezas en la Piel - Definición, Concepto y Qué es

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Más que un simple recubrimiento, es una estructura que cumple importantes funciones para el organismo, que incluyen la protección y defensa, la producción de hormonas y la generación de señales que le permite a nuestro cerebro tomar información del entorno.

La piel refleja nuestra salud

La piel es también reflejo de diversas condiciones que afectan a la salud, muchas de ellas capaces de producir manifestaciones características, como es el caso de las alas de mariposa que afectan a las mejillas y nariz en las personas con lupus, los moretones producto de los problemas de coagulación de la sangre, nódulos que obedecen a infecciones por microorganismos como los estreptococos, así como la aparición de un color amarillento propio de las enfermedades que afectan al hígado, entre tantas otras manifestaciones.

Además de estos cambios producto de enfermedades internas, la piel también tiene sus propias afecciones que pueden ir desde la aparición de impurezas hasta el desarrollo de enfermedades complejas por alteración del funcionamiento del sistema inmunológico.
Por suerte, la mayoría de los problemas de la piel son producto de la acumulación de impurezas que afectan al aspecto estético sin perturbar de forma importante la salud.

Principales impurezas de la piel

La acumulación de grasa en la piel acarrea el desarrollo de algunas imperfecciones producto de la acumulación de impurezas. Estas incluyen la aparición de granos, espinillas, acné, puntos negros, poros abiertos y manchas principalmente.

Los principales cambios en la piel se inician en la adolescencia, lo que nos demuestra que la piel es muy sensible a los cambios hormonales, que son los principales protagonistas de esta etapa de la vida y causa de todos los cambios que caracterizan el paso del niño al adulto. Otras etapas caracterizadas por cambios en los niveles de hormonas, como en la menopausia, pueden ocasionar alteraciones en el aspecto de la piel.

Cuidados de la piel que te ayudaran a eliminar las impurezas

Una piel sana y libre de impurezas es producto del cuidado diario que, a diferencia de lo que comúnmente se piensa, no implica invertir largos periodos de tiempo ni incurrir en grandes gastos en productos cosméticos.

El principal cuidado es el lavado, el baño corporal debe efectuarse diariamente, procurando utilizar un jabón neutro y una esponja que permita frotarlo sobre el cuerpo efectuando también un arrastre de impurezas y células muertas. En las zonas como axilas, ingles, glúteos y pies es recomendable el uso de forma periódica de jabones antisépticos con el fin de controlar las bacterias que ocasionan malos olores e infecciones en esas zonas. El baño debe seguirse del adecuado secado de la piel, ya que la humedad es un factor que favorece la aparición de hongos, principalmente en zonas de pliegues.

En el caso de la piel de la cara, el lavado debe efectuarse dos veces al día, al levantarse y antes de acostarse. En la mañana es importante seguir la limpieza facial de la aplicación de crema con protección solar, ya que la exposición al sol es la principal causa de envejecimiento de la piel. Existen jabones especialmente formulados para el lavado de la piel grasa, que ayudan a controlar la cantidad de sebo en la piel por lo que disminuyen la aparición de problemas como las espinillas. Las personas que padecen de acné pueden requerir del uso de un jabón antiséptico, que permita controlar las bacterias causantes de las espinillas en su rostro.

En otro momento crucial en el cuidado de la piel del rostro es antes de dormir. La piel debe limpiarse con cuidado, retirando todo el maquillaje, este es el momento para aplicar un exfoliante, que es una sustancia granulosa que ayuda a eliminar células muertas e impurezas de las capas superficiales de la piel, que debe usarse una o dos veces por semana. Existen muchas cremas limpiadoras exfoliantes disponibles en el mercado, pero también pueden hacerse una buena exfoliación casera usando mascarillas exfoliantes caseras con azúcar morena y aceite de oliva o de almendras, o también con una mezcla de avena en hojuelas, leche y azúcar.

Otro cuidado importante es la aplicación de cremas humectantes, que permiten mantener la piel tensa, firme e hidratada, lo que previene la aparición de arrugas e imperfecciones como los surcos.

Fotos: Fotolia - Fisher Studio - GraphicsRF

 
 
 
Temas en Impurezas en la Piel
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49029 fans
  • Twitter
    2304
  • Google
    466
  •