Salud » Hiperhidrosis

Definición de Hiperhidrosis

La hiperhidrosis es un trastorno que se caracteriza por la producción de sudor en exceso. Si bien el sudor se produce en todo el cuerpo, esta condición afecta principalmente a la producción de esta secreción a nivel de las manos, las axilas y los pies.

La sudoración excesiva suele traer problemas psicológicos, es muy perturbadora para quien lo padece pudiendo llegar a afectar los procesos de socialización. A nivel de la piel, la humedad excesiva favorece el desarrollo de infecciones por hongos y puede originar situaciones como el mal olor.

¿Por qué ocurre la hiperhidrosis?

En condiciones normales la secreción de sudor es estimulada por dos condiciones: el calor ambiental o los estados de nerviosismo.

Esto se relaciona con el hecho de que la producción del sudor se encuentra regulada por el sistema nervioso autónomo, que controla las funciones que ocurren en el cuerpo de forma automática y que no podemos controlar a voluntad.

Cualquier afectación de este sistema puede acarrear una mayor producción de sudor ante un estímulo de baja intensidad o incluso en ausencia de dicho estímulo.

Tratamiento de la hiperhidrosis

Por años se han intentado varios tratamientos para controlar la producción de sudor. Inicialmente se contaba con el uso de desodorantes con función antitranspirante así como con diversos tratamientos tópicos con pomadas astringentes que buscaban disminuir la a producción del sudor. Estos elementos pueden controlar una sudoración normal, pero suelen ser inefectivos en un estado en el que la sudoración se encuentra incrementada.

La poca efectividad de estos tratamientos llevo al desarrollo de técnicas como la iontoforesis, en la cual se incorporan soluciones de iones a la piel mediante la aplicación de corrientes eléctricas, esto permite afectar las proteínas que forman la glándula sudorípara afectando su funcionamiento. Este método es útil pero solo si se realiza de forma contínua en forma de sesiones periódicas.

Otra opción es la realización de cirugías para lesionar las fibras nerviosas responsables de la sudoración. Esto tiene un efecto permanente y puede producir otras molestias asociadas, ya que estas fibras también regulan los vasos sanguíneos y procesos como la erección de los vellos de la piel, ambos relacionados con el control de la temperatura.

Toxina botulínica

Una de las terapias más novedosas para la hiperhidrosis es la aplicación de toxina botulínica. Esta sustancia ha salido del consultorio de los especialistas en estética y cosmética para formar parte de las herramientas de diversas especialidades médicas por su gran cantidad de efectos sobre el organismo, muchos de ellos susceptibles de ser usados no con un fin estético sino para restablecer la salud.

Este es el caso de la hiperhidrosis, en donde la aplicación de toxina botulínica contribuye al bloqueo de las fibras nerviosas que estimulan la actividad de las glándulas sudoríparas, disminuyendo notablemente la producción de sudor.

La ventaja de este tratamiento es que se aplica sólo en las zonas en donde se encuentra el problema de forma ambulatoria. Una desventaja es que no es un método definitivo, por lo que debe ser repetido cada 8 a 9 meses.

Foto: Fotolia - koldunova_anna

 
 
Autor: Dra. Maria de Andrade | Sitio: Definición ABC | Fecha: mayo. 2019 | URL: https://www.definicionabc.com/salud/hiperhidrosis.php
 
Temas en Hiperhidrosis
 

Redes Sociales