Salud » Hígado Graso

Definición de Hígado Graso

Hígado graso El hígado es un órgano localizado en la cavidad abdominal que tiene una gran cantidad de funciones en el organismo, entre las que destaca llevar a cabo el metabolismo de varios nutrientes, facilitar el proceso de metabolismo de las grasas mediante la producción de la bilis, almacenar azúcares, eliminar sustancias toxicas y medicamentos, procesar el alcohol, así como contribuir con la producción de la sangre y el sistema de defensas.

Una de las afecciones más comunes de este órgano es la Esteatosis hepática, más comúnmente conocida como Hígado Graso, condición en la que el hígado se ve infiltrado por una cantidad variable de grasa.

El hígado graso se relaciona con el exceso de grasas

El hígado graso se caracteriza por la acumulación de grasas bajo la forma de triglicéridos principalmente, los cuales son un tipo de grasa que se produce a partir de los excesos de azucares y carbohidratos de la dieta.

Esta acumulación de grasas es capaz de producir inflamación y alteración de la función de las células hepáticas o hepatocitos lo que con el paso de los años puede llevar al desarrollo de cirrosis hepática o cáncer de hígado.

Factores de riesgo para desarrollar hígado graso

Este trastorno se relaciona con la presencia de alteraciones del metabolismo como lo son el síndrome metabólico, el hiperinsulinismo, la diabetes, la obesidad y la elevación de los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. También se relaciona con infecciones crónicas del hígado como la hepatitis B, la hepatitis C, así como con ciertas condiciones genéticas que afectan el funcionamiento del hígado.

Higado-GrasoUno de los factores más relacionados con el desarrollo de hígado graso es la adopción de malos hábitos alimenticios, especialmente cuando se encuentran basados en la ingesta de alimentos con un alto contenido de calorías y ricos en grasas, como ocurre con la llamada comida rápida o comida chatarra.

Otro factor importante es la ingesta de bebidas alcohólicas, que por sí sola es capaz de llevar al desarrollo de hígado graso en ausencia de otros factores de riesgo.

Higado graso 2

Como se diagnostica el hígado graso

Esta condición por lo general es asintomática, es decir, puede estar presente sin que la persona tenga ninguna molestia, síntomas como dolor abdominal o pesadez en el lado derecho del abdomen son poco frecuentes.

La forma de identificarla es mediante los exámenes de sangre, que pueden reflejar un aumento de los niveles de triglicéridos y colesterol acompañados por elevación de unas enzimas hepáticas conocidas como transaminasas, especialmente si ocurren en personas con antecedentes de diabetes, resistencia a la insulina o con una ingesta de alcohol moderada a severa. Muchas veces este diagnóstico se efectúa durante un estudio de rutina o en el curso de una evaluación preoperatoria.

Los estudios de imagen como el ultrasonido y la resonancia magnética son de gran ayuda ya que permiten identificar cambios en la intensidad de señal del hígado que son característicos de este trastorno. El diagnóstico definitivo se establece al practicar una biopsia hepática.

Como se trata el hígado graso

Esta enfermedad no tiene un tratamiento específico, este más bien va orientado a disminuir y controlar los factores de riesgo, para lo cual se basa en los cambios en el estilo de vida, como cambiar el tipo de alimentación, incrementar la actividad física, disminuir o eliminar la ingesta del alcohol y perder peso en los casos de obesidad.

Es de gran utilidad lograr un mejor control de los niveles de glicemia en las personas diabéticas, disminuir los niveles de insulina al mejorar la resistencia a la misma y mantener dentro de los límites normales los valores de colesterol y triglicéridos.

 
 
Autor: Dra. Maria de Andrade | Sitio: Definición ABC | Fecha: mayo. 2015 | URL: https://www.definicionabc.com/salud/higado-graso.php
 
Temas en Hígado Graso
 

Redes Sociales