Definición ABC » Salud » Hepatitis C

+

Definición de Hepatitis C

Hepatitis C La Hepatitis C es una forma de hepatitis ocasionada por el virus de hepatitis C. Esta enfermedad puede presentarse como una infección de pocas semanas que se resuelve sin secuelas o bien como una infección crónica que se mantendrá de por vida, ello depende de varios factores, especialmente la inmunidad de quien la padece. Se estima que afecta a unas 150 millones de personas a nivel mundial, de las cuales unas 500 mil mueren cada año por esta causa.

Al igual que la Hepatitis B, La Hepatitis C se adquiere por contacto con sangre, secreciones vaginales o semen de una persona infectada, por tal razón se transmite por contacto sexual, mediante transfusiones con sangre contaminada, por el uso de material médico o quirúrgico contaminado especialmente el usado en procedimientos como los tatuajes o por compartir inyectadoras en el caso de drogadictos intravenosos. Muchas veces ocurre la infección por Hepatitis B y Hepatitis C de forma simultánea.

La Hepatitis C al ser adquirida ocasiona molestias como fatiga, dolor en el abdomen, nauseas, vómitos, malestar general, dolor articular y fiebre, en un gran número de casos la persona infectada no desarrolla ningún tipo de síntomas quedando libre de este virus en unos seis meses aproximadamente.

Hepatitis C Otra forma de esta enfermedad es la hepatitis crónica que es desarrollada por 7 a 8 personas de cada 10 que entran en contacto con el virus, en ella ocurre inflamación y destrucción de las células hepáticas sin que el paciente experimente síntomas hasta que ya haya ocurrido una lesión grave como la cirrosis hepática. Por esta razón ante la presencia de factores de riesgo es necesario investigar si ha ocurrido infección por el virus de hepatitis C, para ello se solicitan estudios del tipo exámenes de sangre llamados serología, si estos son positivos se hace necesario hacer una serie de pruebas que permitan establecer el grado de afectación que ha producido la enfermedad.

Un gran número de personas que desarrollan la forma aguda de la enfermedad se curan espontáneamente sin la necesidad de un tratamiento. Los pacientes con infección crónica pueden ser tratados con medicamentos de tipo antivirales, estos son fármacos de uso delicado que son administrados y supervisados por los médicos infectólogos.

El desarrollo de la infección crónica por virus de la hepatitis c puede ocasionar la aparición de cirrosis hepática o de cáncer de hígado, estas lesiones pueden presentarse unos 20 años después de ocurrida la lesión.
Actualmente no se cuenta con una vacuna que permita prevenir esta enfermedad por lo que las medidas a implementar se basan en la prevención. En el caso de haber adquirido la enfermedad una medida a adoptar en suspender por completo el consumo de alcohol ya que este hábito favorece el desarrollo de lesiones como la cirrosis hepática.

 
 
 
Temas en Hepatitis C
 

Redes Sociales