Definición ABC » Salud » Hemocultivo

+

Definición de Hemocultivo

Un hemocultivo es un estudio especial de laboratorio, consiste en cultivar una muestra de sangre con la finalidad de determinar si esta se encuentra infectada por algún tipo de microrganismo, principalmente bacterias y hongos.

No es un examen de rutina, se emplea principalmente cuando hay sospechas de infecciones por microorganismos de difícil identificación, ante la presencia de condiciones como una sepsis o en pacientes que presentan el trastorno denominado fiebre de origen desconocido.

¿Cómo se realiza un hemocultivo?

La sangre se obtiene por punción de una vena periférica y se coloca en unos frascos especiales. La punción es similar a la que se practica para tomar muestras para los exámenes de rutina.

Durante el procedimiento se suelen adoptar medidas de higiene estrictas, esto con el fin de evitar que la muestra obtenida se contamine con bacterias que se encuentran en la piel, ya que esto podría ocasionar que se obtenga un falso valor positivo.

La sangre se distribuye en dos frascos, uno para cultivar gérmenes anaerobios y otro para los gérmenes aerobios, debiendo ser procesada inmediatamente por el laboratorio.

En líneas generales los cultivos duran unos cinco días, sin embargo ya se pueden obtener resultados a partir del segundo día. Algunos microorganismos pueden requerir más de cinco días de incubación para ser identificados.

Si tengo fiebre, ¿Debo hacerme un hemocultivo?

El hemocultivo se practica si hay elementos para sospechar que una infección ha ido más allá del sitio en el que se originó y las bacterias han pasado a la sangre. En esta circunstancia existe el riesgo de desarrollar una complicación conocida como sepsis o septicemia, que puede poner en riesgo la vida del paciente.

Cuando las bacterias alcanzan la sangre se producen algunas manifestaciones que son más importantes que la fiebre a la hora de tomar la decisión de realizar el hemocultivo, como son la presencia de taquicardia y disminución de la presión arterial, aparición de un nuevo soplo en el corazón, elevación de los glóbulos blancos, alteración del estado de conciencia y compromiso en el funcionamiento de los riñones.

Algunas condiciones se relacionan con un mayor riesgo de que las bacterias pasen a la sangre, como es el caso de las personas con afectación de su sistema inmunológico, los pacientes trasplantados que reciben medicamentos para prevenir el rechazo, pacientes infectados con el virus de inmunodeficiencia humana y cuando el paciente es portador de un catéter venoso o fue sometido a una cirugía o a algún procedimiento recientemente.

Fotos: Fotolia - Sinhyu / Chansom Pantip

 
 
 
Temas en Hemocultivo
 

Redes Sociales