Definición ABC » Salud » Helicobacter Pylori

+

Definición de Helicobacter Pylori

Helicobacter pylori es una bacteria capaz de colonizar el estómago produciendo gastritis. Esta bacteria posee la capacidad de sobrevivir en este ambiente ya que logra alcanzar la parte más profunda de la mucosa en donde se aísla del ambiente ácido aprovechando los mismos mecanismos protectores del estómago, específicamente la producción de una capa de moco que actúa como un aislante.

Este microorganismo se adquiere al ingerir alimentos o agua contaminados por heces o secreciones de una persona enferma.

Principales síntomas asociados con la infección por Helicobacter pylori

Una vez que la bacteria Helicobacter pylori ingresa al organismo, se aloja en la capa interna del estómago. Allí se desarrolla una infección que una vez iniciada se mantiene por tiempo prolongado hasta que se inicia un tratamiento médico específico.

Esta infección puede presentarse de forma asintomática, es decir sin que se produzcan síntomas, por mucho tiempo. En algunas personas se asocia con una serie de molestias que incluyen:

- Dolor en la parte alta del abdomen (en la zona conocida como “boca del estómago”).
- Ardor o acidez estomacal.
- Saciedad con pocas cantidades de alimentos.
- Nauseas
- Pérdida de peso

Complicaciones de la infección por Helicobacter pylori

La infección por Helicobacter pylori produce la inflamación de la capa interna del estómago. Esto la hace más vulnerable a la acción de los ácidos favoreciendo la aparición de una gastritis.

Cuando la gastritis progresa y se erosiona la pared del estómago se origina una úlcera gástrica. Estas úlceras pueden progresar en profundidad originando lesiones en los vasos sanguíneos que puede derivar en una complicación grave llamada hemorragia digestiva. Las ulceras también pueden malignizarse originando un cáncer de estómago.

Cómo saber si se tiene una infección por Helicobacter pylori

Si bien estos síntomas son muy precisos, no son exclusivos de la infección por esta bacteria. Otras condiciones capaces de producir gastritis pueden acompañarse por estas manifestaciones.

Para poder hacer el diagnóstico de infección por Helicobacter pylori es necesario evidenciar la presencia de esta bacteria. Para ello se cuentan con dos herramientas principales: la endoscopia y los exámenes de laboratorio.

La endoscopia permite observar el interior del estómago y tomar muestras de tejido para su estudio al microscopio, con lo que puede confirmarse o descartarse su presencia. Los estudios de laboratorio permiten identificar anticuerpos específicos contra el Helicobacter pylori, estos anticuerpos pueden ser de dos tipos: inmunoglobulina G, que se encuentra positiva cuando ha habido una infección previa sin especificar con exactitud en que momento ocurrió, e inmunoglobulina M que se encuentra positiva cuando la infección es reciente.

El tratamiento del Helicobacter pylori se basa en el uso de una combinación de antibióticos

Esta infección es un trastorno que amerita del uso de antibióticos para poder ser erradicada.

Existen varios esquemas de tratamiento, sin embargo los más efectivos son los que combinan dos o tres medicamentos, estos incluyen dos antibióticos y un medicamento que disminuya la producción de ácido en el estómago que se deben tomar diariamente por un lapso de tiempo que va de 7 a 14 días.

Esta bacteria no deja inmunidad

La infección por Helicobacter pylori puede adquirirse tantas veces como se entre en contacto con la bacteria.

A diferencia de otras infecciones, este trastorno no deja inmunidad de por vida. Cada vez que ocurre una reinfección debe volverse a cumplir el tratamiento.

Foto Fotolia: Branchecarica

 
 
 
Temas en Helicobacter Pylori
 

Redes Sociales