Definición ABC » Salud » Golpe de Calor

+

Definición de Golpe de Calor

Uno de las consecuencias de la exposición prolongada al sol sobre el organismo es el conocido como golpe de calor o insolación. Se produce normalmente realizando tareas en el campo, en el sector de la construcción y durante la realización de una actividad deportiva intensa.

Como norma general, el golpe de calor tiene lugar en aquellos países con cuatro estaciones y durante el verano, un periodo en el que es habitual superar los 35 grados durante varios días.

Principales síntomas

En una primera etapa, se produce un enrojecimiento de la piel, sequedad en la boca por falta de líquido, un aumento de la temperatura corporal, una sudoración excesiva y todo ello acompañado de una sensación de calor sofocante.

En una segunda etapa, la persona afectada siente debilidad muscular y calambres, así como dolor de cabeza y estómago y una aceleración del pulso cardíaco.

Los síntomas iniciales pueden llegar a provocar un intenso agotamiento físico, náuseas o vómitos, desorientación y confusión e incluso una pérdida de conciencia. En casos extremos es posible que el individuo entre en coma o que pueda llegar a morir.

Medidas preventivas

En relación con los cuidados de la salud existe una máxima muy extendida, es mejor prevenir que curar. Así, para prevenir el golpe de calor es aconsejable adoptar una serie de medidas: evitar las comidas abundantes, beber periódicamente agua para que el cuerpo se mantenga hidratado, protegerse del sol con un pañuelo o una gorra, utilizar gafas con protección solar, usar crema protectora para la piel y vestir ropa cómoda y ligera.

Sin embargo, la principal medida preventiva es evitar la exposición solar durante las horas de más calor. Estos consejos son especialmente útiles en aquellas personas que trabajan al sol durante un tiempo prolongado o para quienes practican deporte al aire libre durante el verano.

¿Cómo actuar ante un golpe de calor?

En el caso de que alguien tenga un golpe de calor, es aconsejable adoptar una serie de medidas. En primer lugar, hay que avisar a un servicio sanitario de manera urgente y a continuación hay que colocar a la persona afectada en una zona fresca y aireada y en posición tumbada.

Para reducir la temperatura corporal se le pueden aplicar paños de agua fría en el cuerpo, preferentemente en el cuello, las ingles y las axilas. Por otra parte, hay que retirarle las prendas innecesarias y mantener libres las vías respiratorias. Por último, no hay que abandonar al afectado hasta la llegada de la asistencia sanitaria.

Fotos: Fotolia - Jurgen Falchle / Susana Valera

 
 
 
Temas en Golpe de Calor
 

Redes Sociales