Definición ABC » Salud » Gimnofobia

+

Definición de Gimnofobia

Una de las condiciones esenciales de la felicidad es que el ser humano se sienta bien en su propio cuerpo, a gusto en su propia piel. Sin embargo, este reto de autoestima puede resultar complejo para muchas personas que sufren inseguridades y se sienten incómodas al mirarse en el espejo.

Las personas que sufren gimnofobia se sienten tan incómodas con su propia imagen como consecuencia de un problema de distorsión cognitiva, causada generalmente por la tendencia de la comparación con los demás, que incluso tienen dificultades en planes tan sencillos y habituales de la rutina de las vacaciones, como por ejemplo, ir a la playa o a la piscina.

Miedo a la desnudez

Al ponerse en bañador, los afectados por este pánico se sienten expuestos ante la mirada ajena. Detrás de este temor también existe un enorme deseo de agradar a los demás o también, encajar en los estereotipos de belleza dominantes que son tan exigentes en una sociedad que ensalza el valor del culto al cuerpo. Pero los cánones de belleza presentes son especialmente complejos con las mujeres.

La persona que sufre este problema desarrolla una crítica desmedida hacia sí misma, y esto le genera ansiedad, malestar interno, dificultades en las relaciones personales y angustia. El afectado puede llegar incluso a frustrarse al extremo con alguna parte de su propia anatomía.

Pero este miedo a la desnudez, a estar expuesto ante los ojos del otro, también puede ser causa de angustia en el amor. Mantener relaciones sexuales, lejos de resultar algo placentero, se convierte en una fuente de miedo para una persona que no se siente cómoda mostrando esta desnudez.

En ese caso, la persona puede experimentar el deseo de querer tapar su cuerpo, con un afán de no mostrar y ocultar aquellas partes que no le gustan. Sin embargo, esta actitud le impide relajarse y disfrutar del momento, permitiendo que la relación avance de un modo natural.

Proceso de recuperación

Para poder superar el problema, la persona debe tomar conciencia, en primer lugar, de que tiene una dificultad que le condiciona en su vida. Y después, puede pedir ayuda psicológica para aprender a observarse a sí misma con ojos nuevos.

Visualizando la belleza que hay en su propia piel. Este proceso de recuperación pasa por asentar las raíces de la autoestima como un pilar básico de vida. Además, también es una conquista de libertad propia de aquel que acepta su propia belleza, más allá de sus defectos.

Fotos: iStock - vectorarts / Joel Sorrell

 
 
 
Temas en Gimnofobia
 

Redes Sociales