Definición ABC » Salud » Forúnculo

+

Definición de Forúnculo

Un forúnculo es una lesión de la piel de origen infeccioso, se caracteriza por la presencia de pus.

¿Por qué aparecen los forúnculos?

Los forúnculos ocurren cuando algunas bacterias, principalmente los estafilococos y los estreptococos penetran la piel.

Estos microorganismos invaden los folículos pilosos, originando una infección que da origen a lesiones en forma de pequeños nódulos abultados de color rojo y dolorosos al tacto que no son más que abscesos. Estos nódulos van aumentando de tamaño, pudiendo romperse originando lesiones llenas de pus similares al acné. Estas lesiones pueden ser muy pequeñas como una espinilla o tener un gran tamaño.

Algunas zonas de la piel ofrecen condiciones más favorables para el desarrollo de forúnculos. Lo lleva a que estas lesiones se presenten con mayor frecuencia en la piel ubicada en la cara, cuello, axilas, región de la ingle, espalda, nalgas.

¿Qué hacer en caso de un forúnculo?

Lo más importante es mantener una buena higiene de la piel. Esta debe lavarse con jabón neutro o con jabones antisépticos.

Cuando la secreción de pus es superficial se puede retirar con una gasa o algodón humedecido en una solución antiséptica. En el caso de los forúnculos que aún no han roto no se recomienda exprimirlos ni manipularlos porque las bacterias se pueden diseminar a través de capas más profundas de la piel produciendo una celulitis.

Una vez que ha drenado el pus suele quedar un orificio que debe limpiarse y cuidarse con buenas medidas de higiene hasta que cierre, ya que constituye una puerta de entrada para las bacterias pudiendo dar origen a una nueva infección. Es posible que un forúnculo muy grande al drenar deje una lesión que puede dar origen a una cicatriz.

Los antibióticos no siempre son necesarios para tratar un forúnculo

Por lo general los forúnculos desaparecen con una buena higiene, por lo que no ameritan tratamiento con medicamentos.

En algunos casos los forúnculos deben ser tratados con antibióticos. Cuando son múltiples y abarcan áreas extensas de la piel o bien cuando ocurren en personas que tienen un sistema inmunológico debilitado como los ancianos, diabéticos o personas con enfermedades crónicas.

Por lo general se usan presentaciones tópicas en crema o pomada que se aplican sobre las lesiones una o dos veces al día hasta que estas desparecen, lo que normalmente ocurre en un lapso de unos 5 a 7 días.

Cuando los forúnculos abarcan áreas más extensas de la piel, como cuando se ubican en la espalda, es más conveniente usar antibióticos por vía oral, es decir tomados. De esta manera se eliminan todas las bacterias del cuerpo.

Los forúnculos son más frecuentes en personas con pieles grasosas, por lo que es de mucha ayuda bajar la cantidad de azucares y harinas refinadas así como de grasas en la alimentación como medida para prevenir su aparición.

Foto: Fotolia - Artemida-psy

 
 
 
Temas en Forúnculo
 

Redes Sociales