Definición ABC » Salud » Feniletilamina

+

Definición de Feniletilamina

La feniletilamina es una molécula derivada del aminoácido fenilalanina que se encuentra en el cerebro en donde actúa como neurotransmisor.

Existen distintos tipos de feniletilaminas

De esta molécula se derivan muchas otras, cada una de ellas con acciones propias específicas, entre las que se incluyen:

- Anfetamina y Metanfetamina. Son potentes estimulantes del sistema nervioso central, capaces de prolongar el estado de vigilia e inhibir el sueño.

- Catecolaminas. Son sustancias derivadas que actúan específicamente como neurotransmisores en circuitos neuronales relacionados con el sistema nervioso autónomo y la coordinación de los movimientos, incluyen la noradrenalina, adrenalina y dopamina.

- Efedrina y pseudoefedrina. Moléculas con actividad sobre los vasos sanguíneos estimulando su contracción (disminución de su diámetro) y sobre los bronquios (producen su dilatación).

- Mescalina. Sustancia responsable del efecto alucinógeno del peyote.

- NMDA (conocida popularmente como éxtasis). Sustancia que induce estados de euforia.

- Bupropion y Venlafaxina. Tienen efecto antidepresivo, en el caso de la venlafaxina constituye un fármaco que es usado en el tratamiento del dolor crónico.

Estas sustancias ejercen diversos efectos en el organismo, principalmente:

- Tienen efectos estimulantes que permiten mantenerse en estado de alerta
- Disminuyen el apetito, lo que favorece la pérdida de peso.
- Eliminan la congestión nasal y mejoran la respiración en condiciones como las alergias.
- Actúan sobre el funcionamiento del sistema autónomo, estimulando al sistema nervioso simpático.
- Son responsables de los cambios químicos que acompañan al enamoramiento

La feniletilamina es responsable del enamoramiento

El amor es un sentimiento que ocurre como consecuencia de una cascada de transmisores a nivel del cerebro.

Todo comienza al “encontrar a la persona adecuada”. En esta etapa aparentemente espontánea, juega un papel trascendental el sentido del olfato. Nuestra piel produce sustancias llamadas feromonas que son capaces de ser percibidas por el sexo opuesto ocurriendo lo que se conoce como amor a primera vista.

Las células nasales estimuladas activan el cerebro haciendo que se busque identificar a la persona que activó esta respuesta y una vez hecho el contacto visual se estimula el sistema límbico liberando feniletilamina, sustancia que produce taquicardia, aumentos de la presión arterial, sudoración, aumento en la frecuencia de la respiración, inmovilidad, movimientos intestinales y una desconexión con el entorno que llevan a concentrarse solo en la persona que originó la atracción.

Posteriormente se activa el hipotálamo, área encargada de los procesos de adaptación al entorno y la conducta sexual, finalmente se estimula la hipófisis que da origen a una gran variedad de cambios hormonales, principalmente el aumento en la producción de testosterona que preparan al organismo para la actividad sexual.

A este coctel se suman otros neurotransmisores en una fase mas tardía, como es el caso de la dopamina y la vasopresina, relacionadas con la estabilidad de la vida en pareja e incluso conductas como la fidelidad.

Fotos Fotolia: Molecular / Ivan

 
 
 
Temas en Feniletilamina
 

Redes Sociales