Salud » Electroestimulación Muscular

Definición de Electroestimulación Muscular

La electroestimulación muscular es un procedimiento en el cual se hace pasar una corriente eléctrica a través de un músculo para lograr un determinado efecto, principalmente su contracción, bien sea para tratar alguna afección de sus fibras o como estrategia para incrementar la masa muscular.

Cómo se aplica la electroestimulación muscular

Este procedimiento se utiliza con fines terapéuticos. Para ello se colocan electrodos en la piel ubicada sobre la zona a trabajar, a los que se le aplica un gel conductor.

Los aparatos usados para generar la corriente permiten controlar parámetros como la amplitud y la frecuencia de la onda emitida, así como el tiempo de la terapia, lo que permite lograr efectos específicos. Algunas ondas tienen efectos relajantes, otras analgésicas y otras fortalecedoras.

Los equipos de electroestimulación de última generación permiten además llevar a cabo una estimulación secuencial, es decir dar el estímulo primero a un músculo y luego a otro, esto es muy útil para trabajar estimulando de forma alterna los agonistas y los antagonistas con lo que se logra un trabajo muscular similar al que ocurre normalmente.

En que casos se emplea esta terapia

Este tratamiento forma parte de las herramientas terapéuticas de la fisioterapia, en donde tiene varios usos:

Electroanalgesia

La aplicación de estímulos eléctricos es capaz de despolarizar las fibras nerviosas tras lo cual estas requieren de un determinado tiempo para recuperar su potencial de membrana, y por lo tanto volver a conducir los estímulos nerviosos.

Este principio, junto a la capacidad de estimular la liberación de sustancias analgésicas propias producida por el cuerpo (llamadas endorfinas), es usado para aliviar el dolor.

Recuperación de lesiones

Muchas lesiones músculo esqueléticas se asocian a ruptura o desgarro de fibras. El someter el músculo a estímulos puede ayudar a una mejor reparación de desgarro de sus fibras o de sus tendones, ya que estas cicatrizan de forma tal de disponerse en el sentido que permita ofrecer más resistencia a la tensión.

Cuando la reparación de este tipo de lesiones ocurre de forma espontánea en una persona que ha permanecido inmovilizada por largo tiempo, las fibras cicatrizan de forma desordenada lo cual tiene impacto en la resistencia del tejido reparado.

Fortalecimiento muscular

La electroestimulación estimula al músculo para originar una contracción, lo mismo que se hace al realizar actividad física. Por esta razón ha sido llamada también gimnasia pasiva.

En el caso de personas con lesiones neurológicas que producen parálisis o en quienes tienen una baja masa muscular, este tratamiento contribuye a incrementar el trabajo muscular lo que estimula el desarrollo de masa muscular.

También se emplea para fortalecer músculos durante el postoperatorio de cirugías traumatológicas. En especial cuando se quiere mantener la actividad muscular para evitar que haya pérdida de masa muscular pero sin realizar el apoyo o la carga sobre una determinada articulación.

Es un tratamiento que debe ser aplicado por profesionales

Para poder alcanzar estos objetivos es necesario tener conocimiento de la anatomía de los músculos a estimular, así como del lugar exacto en el que se deben colocar los electrodos.

Este tratamiento es muy seguro en manos expertas, sin embargo, al ser usado sin tener un conocimiento previo es posible producir contracciones intensas o sostenidas del músculo que le produzcan lesiones como distensiones, desgarros o tendinitis.

En el caso de personas portadoras de marcapasos no debe ser aplicado en la zona del pecho, su uso tampoco es recomendable en personas que padecen trastornos de la actividad eléctrica cerebral como es el caso de la epilepsia.

Fotos Fotolia: Oleg / Icruci

 
 
Autor: Dra. Maria de Andrade | Sitio: Definición ABC | Fecha: enero. 2019 | URL: https://www.definicionabc.com/salud/electroestimulacion-muscular.php
 
Temas en Electroestimulación Muscular
 

Redes Sociales