Definición ABC » Salud » Dislalia

+

Definición de Dislalia

La palabra dislalia hace referencia a un trastorno en el que existe la dificultad para pronunciar correctamente las palabras.

Se trata de una condición relativamente común en los niños, sin embargo para hablar de dislalia el niño debe tener más de 4 años, ya que antes de esta edad es normal que algunas palabras sean pronunciadas de forma incorrecta por inmadurez o por falta de estímulo.

Este trastorno es debido a la alteración en los órganos periféricos que intervienen en el proceso de articulación de los sonidos, lo que lo diferencia de la disartria, entidad en la que la dificultad para articular las palabras es debida a una falla o lesión en el sistema nervioso, que produce alteraciones secundarias en los músculos involucrados en el proceso de fonación.

Existen varios tipos de dislalia

Este trastorno puede manifestarse en varios patrones, según los fonemas que se encuentren afectados, los más comunes son el sigmatismo, en el que se afecta la pronunciación de los fonemas con las consonantes f, j, s, v, x z; y el rotacismo en el que la letra r es cambiada por la letra l. Estas consonantes pueden ser omitidas o cambiadas al hablar, originando palabras como “tes” en lugar de “tres”.

Tratar la dislalia es clave para que el niño sea más seguro

Un problema asociado a la dislalia es que afecta también la autoestima del niño, ya que es posible que otros niños se burlen, causándole inseguridad y temor que pueden llevarlo a aislarse y evitar socializar con sus compañeros.

Por esta razón los maestros y los padres deben estar atentos a la evolución del lenguaje del niño, con la finalidad de identificar tempranamente cualquier falla. Igualmente es recomendable evitar hablarles de forma incorrecta por juego a los niños, o hacerles ver caricaturas o programas televisivos en los que los personajes pronuncien incorrectamente las palabras.

La dislalia se corrige con terapia del lenguaje

La falla en la pronunciación de las silabas con estas letras se debe a un mal aprendizaje del habla, que puede ser corregido con terapia del lenguaje. También es posible que el niño con dislalia tenga un problema de audición y por eso no pronuncia bien las palabras.

La terapia del lenguaje enseña al niño a ejecutar de forma correcta los patrones de movimiento necesarios para pronunciar correctamente cada palabra o cada sílaba, mediante la ejercitación de los músculos que intervienen en el proceso de producción de los sonidos.

Estas actividades se llevan a cabo mediante juegos, en los que se busca comenzar por los fonemas y a continuación, en la medida que el niño progresa, se avanza a palabras cada vez más complejas.

Incluso pueden formarse patrones adecuados cuando hay condiciones físicas que afecten la pronunciación de las palabras, como en el caso de anomalías como los frenillos linguales, el labio leporino o malformaciones de los labios.

Fotos: Fotolia - Igor Golovnov / Fiedels

 
 
 
Temas en Dislalia
 

Redes Sociales