Definición ABC » Salud » Dermatoscopia

+

Definición de Dermatoscopia

La dermatoscopia es un procedimiento llevado a cabo por el médico dermatólogo, con la finalidad de poder observar con mayor claridad las diversas lesiones de la piel como estrategia para poder formular una impresión diagnóstica.

A pesar de los grandes avances tecnológicos, algunas lesiones deben ser evaluadas por el médico para poder ser diagnosticadas. Allí la semiología, estudio de la forma en que se presentan las diversas enfermedades desde el punto de vista de los síntomas que producen y los hallazgos que el médico puede encontrar, es la clave.

¿En qué consiste la dermatoscopia?

Este procedimiento se lleva a cabo empleando un instrumento llamado dermatoscopio, que es una especie de microscopio con una fuente de luz que permite visualizar la lesión con un aumento de hasta 400 veces su tamaño lo que permite una mejor inspección de la misma. Este aparato se encuentra disponible en formas portátiles de fácil manipulación y traslado para el médico dermatólogo.

Estos dispositivos permiten llevar a cabo la digitalización de la imagen en el ordenador obteniendo fotografías, con lo que puede crearse una base de datos de las lesiones de un paciente, haciendo un seguimiento de las mismas en el tiempo.

¿En cuáles casos se debe realizar una dermatoscopia?

Este dispositivo se aplica directamente sobre cada lesión para observarla mejor. Se emplea principalmente para evaluar con mayor detalle lesiones pigmentadas como los lunares, especialmente si tienen superficies irregulares o zonas de variación del pigmento en búsqueda de características que hagan sospechar que sean manifestaciones del cáncer de piel, específicamente de un tumor muy agresivo conocido como melanoma maligno.

Otro tipo de lesiones que deben diferenciarse de tipos específicos de melanomas son algunas alteraciones de la piel que involucran vasos sanguíneos, como los hemangiomas, que son lesiones que crecen como verrugas de color rojo o morado y se relacionan con la dilatación de los capilares de la piel. Estas lesiones son muy comunes en los niños y en los ancianos.

Un uso adicional de este método de diagnóstico consiste en la evaluación de lesiones infecciosas de la piel, principalmente lesiones como la escabiosis, ulceras de la leishmaniasis y lesiones verrugosas como las producidas por el virus del papiloma humano (VPH).

Ventajas de realizar una dermatoscopia

La principal utilidad de este estudio es identificar las características de lesiones de piel, tanto visibles como no visibles a simple vista. Esto permite hacer un mejor diagnóstico con lo que se puede llevar a cabo la resección de lesiones sospechosas de malignidad al tiempo que se evita también efectuar extirpaciones innecesarias.

Fotos: Fotolia - Olexandr / Africa Studio

 
 
 
Temas en Dermatoscopia
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49186 fans
  • Twitter
    2291
  • Google
    434
  •