Definición ABC » Salud » Depresión Exógena

+

Definición de Depresión Exógena

Existen distintos tipos de depresión. En este artículo analizamos qué es la depresión exógena y cómo afecta a la calidad de vida del paciente.

Causas de la depresión exógena

En primer lugar, conviene puntualizar que se trata de un tipo de alteración del estado de ánimo que tiene un carácter contextual o situacional, es decir, generalmente ha ocurrido algo en la vida del afectado que ha debilitado su capacidad de respuesta ante esa circunstancia externa. Desde el punto de vista de la biografía, existen situaciones que producen un dolor especial, por ejemplo, la muerte de un ser querido, el desempleo de larga duración, la soledad recurrente, las decepciones personales, una ruptura de pareja...

Eso no significa que sufrir un episodio de este tipo sea sinónimo de sufrir una depresión sino que en ocasiones, este tipo de hecho puede ser el detonante de una depresión. Es muy importante puntualizar que sufrir tristeza no es estar deprimido. El paciente que sufre depresión exógena sí experimenta tristeza pero en un grado en el que el sentimiento resulta insano ya que afecta a su capacidad para realizar una vida normal, es decir, para seguir con las actividades que llevaba a cabo hasta ese momento.

La depresión exógena es el tipo de depresión más habitual. Existe otro tipo de depresión que se conoce como endógena y en este caso, tiene un origen de carácter más genético. En ese caso, el tratamiento requiere de un tratamiento farmacológico. En cualquier caso, siempre es el psicólogo o psiquiatra quien puede realizar el seguimiento del paciente.

El tratamiento de la depresión exógena puede requerir un tratamiento farmacológico en los casos graves, siempre combinado con la terapia que fomenta la comunicación del paciente al expresar su dolor y poner palabras a cómo se siente.

Síntomas de la depresión exógena

1. El paciente experimenta un deseo notable de dormir, especialmente, al inicio de una nueva jornada cuando se encuentra en la situación de iniciar un nuevo día que observa desde la perspectiva de la negatividad.

2. El duelo por esa situación que ha producido un alto sufrimiento, no termina y se prolonga en el tiempo. Es decir, la persona parece no sobreponerse a este dolor que le impide disfrutar de cosas que antes le gustaban.

3. La persona experimenta una especie de desasosiego interior. Le cuesta conectar con estados de ánimo de alegría, incluso en situaciones en las que de un modo anticipado, parece que todo está a favor de ese bienestar.

4. De este modo, la persona también puede experimentar una reducción en su rendimiento profesional porque la depresión afecta a la concentración. Al igual que el paciente puede sentirse menos receptivo hacia los planes sociales y menos comunicativo.

Fotos: Fotolia - Christian Horz

 
 
 
Temas en Depresión Exógena
 

Redes Sociales