Definición ABC » Salud » Decibelio

+

Definición de Decibelio

El ser humano percibe gran información del entorno a través del sentido del oído. Existe una unidad de medida para cuantificar el nivel de intensidad auditiva de una información determinada; el decibelio.

Salud auditiva

Gracias a esta unidad concreta es posible evaluar aspectos importantes de la salud auditiva, por ejemplo, la calidad de la audición de un paciente o, también, cuál es el umbral de contaminación acústica y de ruido que puede llegar a dañar el oído.

Un examen de audiometría mide la capacidad para percibir los sonidos que son distintos en matices no solo desde el punto de vista de la intensidad, sino también, del tono. Las ondas sonoras estimulan el oído del sujeto y esta información llega hasta el cerebro.

El experto realiza una prueba de estas características con el fin de concretar si el paciente tiene alguna alteración de la audición. Esta prueba de evaluación se realiza en el oído izquierdo y derecho.

Este concepto recibe este nombre en homenaje a Alexander Graham Bell, quien ha pasado a la historia como logopeda y científico que impulsó el desarrollo de las telecomunicaciones. Un sonido se define por tres características fundamentales: la frecuencia, la intensidad y el tiempo de duración.

Los sonidos de la naturaleza son agradables para el ser humano, por ejemplo, el sonido del agua del río, el canto de los pájaros o el viento que mueve las hojas de los árboles. Sin embargo, el ser humano está cada más expuesto a los ruidos artificiales que, en este caso, sí pueden llegar a ser muy molestos.

Cuando el nivel de sonido se mueve por debajo de 65 dB, no existe vulnerabilidad, ni posibilidad de sufrir algún efecto secundario adverso. Sin embargo, cuando el sonido supera los 85 dB, entonces, esto supone un riesgo para la salud personal.

Por ejemplo, es posible sufrir acúfenos, una dolencia en la que el paciente escucha un sonido interior que no está producido por un estímulo externo objetivo. También es posible sufrir una ruptura del tímpano. Cuanto mayor sea la intensidad y la duración del sonido alto, mayor es el riesgo de daños.

Regulación del ruido

Existen rutinas a través de las que la persona puede estar expuesta a ruidos excesivos. Por ejemplo, escuchar música con auriculares y poner el volumen al máximo. En las discotecas o conciertos, el sonido también puede superar la intensidad recomendada.

Cada localidad tiene su propia normativa en cuanto a regulación del ruido. Por tanto, el inclumplimiento de la norma puede dar lugar a una denuncia. Esto es posible en una comunidad de vecinos cuando uno molesta a los demás con ruidos constantes. Esta regulación del ruido también está en relación con la propia calidad de vida. Por esta razón, durante la noche, los niveles aceptados son más bajos que durante el día ya que en ese momento se protege la calidad del descanso por medio de unas condiciones externas que lo propician.

La Organización Mundial de la Salud explica que es aconsejable no superar los 65 dB.

Fotos: Fotolia - savanno / b44022101

 
 
 
Temas en Decibelio
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49023 fans
  • Twitter
    2306
  • Google
    463
  •