Definición ABC » Salud » Cortisol

+

Definición de Cortisol

El cortisol es una hormona producida en las glándulas suprarrenales, que se localizan encima de los riñones, esta sustancia es de gran importancia para mantener el equilibrio en el organismo, así como regular el metabolismo de las grasas, los azúcares y las proteínas.

Esta hormona se produce a partir del colesterol, por estimulo del eje hipófisis-hipotálamo sobre la glándula suprarrenal, siendo un esteroide endógeno.

Principales efectos del cortisol en el organismo

La producción de cortisol lleva a que ocurran una serie de eventos en el organismo que inicialmente resulta beneficiosos ya que lo prepara para afrontar situaciones que demandan dar una respuesta, como es el estrés; sin embargo, cuando sus niveles se mantienen elevados en el tiempo de forma sostenida, puede llevar al desarrollo de una serie de alteraciones entre las cuales se encuentran:

- Capacidad de inhibir la inflamación.

- Efecto supresor sobre el sistema inmunológico, lo que favorece la aparición de infecciones.

- Aumento de los niveles de azúcar en sangre.

- Elevación de la presión arterial.

- Favorece el depósito de grasa en la parte central del cuerpo, en especial en la cara y sobre la columna dorsal, originando una giba muy característica.

- Interfiere con la formación del hueso así como con la absorción del calcio, favoreciendo el desarrollo de osteoporosis.

- Afecta la producción de colágeno en la piel llevando a su adelgazamiento lo que origina la aparición de estrías y dificulta el proceso de cicatrización de las heridas.

- Disminuye la producción de hormonas sexuales masculinas (andrógenos).

Trastornos ocasionados por las alteraciones en los niveles de cortisol en la sangre

El control de las concentraciones sanguíneas de cortisol se encuentra estrechamente regulado por otras hormonas. Cuando esta regulación hormonal falla, o bien cuando se producen lesiones de las suprarrenales o la persona ingiere medicamentos o sustancias a base de cortisona, ocurren dos tipos principales de trastornos según los niveles de cortisol se vean aumentados o disminuidos.

El aumento del cortisol ocurre como consecuencia de la presencia de tumores, tanto en las glándulas suprarrenales como a nivel de la glándula hipófisis, también es consecuencia del consumo de esteroides como anabolizantes (para aumentar la masa muscular), o como terapia indicada para el tratamiento de trastornos como algunos tipos de enfermedades reumáticas o enfermedades alérgicas, principalmente el asma bronquial.

Cuando los niveles de cortisol se encuentran elevados ocurre el Síndrome de Cushing, se trata de una entidad que produce manifestaciones como la obesidad, cara redondeada, estrías en la piel, osteoporosis, hipertensión arterial y diabetes.

La disminución en la producción de cortisol, debida a trastornos como la Enfermedad de Addison, destrucción de las glándulas suprarrenales por tumores o infecciones como la tuberculosis, o por diversos trastornos autoinmunes. Los niveles bajos de cortisol producen manifestaciones como el oscurecimiento de la piel, desmayos y debilidad por baja en los niveles de azúcar en la sangre, pérdida de peso, debilidad muscular, disminución de la presión hormonal, disminución en la producción de hormonas sexuales lo que produce disminución de la libido e incluso cambios en la esfera mental.

La investigación de los problemas en la producción de cortisol se pueden identificar mediante estudios de laboratorio, en los que se determinan los niveles de esta hormona tanto en sangre como en orina. Muchas veces es necesario llevar a cabo estudios más profundos para poder definir si el problema se encuentra en la hipófisis, en las suprarrenales o si existe algún tejido que se encuentra produciendo cortisol de forma ectópica.

Foto: Fotolia - Gstudio

 
 
 
Temas en Cortisol
 

Redes Sociales