Salud » Contractura Cervical

Definición de Contractura Cervical

Una contractura cervical es una condición en la que ocurre a un aumento en la tensión de los músculos del cuello, se debe principalmente a esfuerzos o traumatismos.

Causas que se identifican

Permanecer mucho tiempo una misma posición. Muchas veces los trabajos que ameritan cierto grado de concentración pueden obligar a permanecer en una misma posición por un largo período de tiempo, esto produce tensiones en los músculos relacionados con dicha postura lo que finalmente llega a que desarrollen contracturas.

Mantener el cuello en extensión. La extensión sostenida del cuello, caracterizada por mantener la cabeza hacia atrás, es común en algunos oficios como limpiar o pintar sitios que están en alto, cambiar bombillos o realizar trabajos de electricidad, arreglar gabinetes aéreos o llevar a cabo labores de mantenimiento.

Mantener el cuello en flexión. La flexión sostenida del cuello es común en personas que deben leer o escribir, algunos trabajos de manualidades y orfebrería, así como al trabajar en el computador. Una causa común de esta mala postura es al ver televisión acostado en la cama con varias almohadas bajo la cabeza.

Dormir en una mala posición. La postura ideal para dormir este medio lado usando una almohada pequeña. Posiciones como dormir boca abajo obligan a girar la cabeza hacia un lado para poder respirar lo cual genera tensión en los músculos rotadores del cuello.

Latigazo cervical. El latigazo cervical es una lesión que se presenta con frecuencia durante una caída o un accidente automovilístico. Consiste en llevar bruscamente la cabeza hacia delante y luego hacia atrás. Este movimiento brusco estira los ligamentos que unen a las vértebras de la columna cervical produciéndose un esguince que es la causa de este dolor, los músculos también pueden verse afectados por el estiramiento brusco pudiendo sufrir una distensión o incluso un desgarro.

Medidas para evitar esta problemática

La mejor forma de prevenir la aparición de una contractura cervical, es evitar realizar esfuerzos, no adoptar posturas por tiempo prolongado y respetar las normas de ergonomía relacionadas con las buenas posturas para llevar a cabo las distintas actividades diarias.

Las normas de ergonomía establecen que incluso si una posición correcta es mantenida por mucho tiempo es capaz de producir lesiones, por lo cual un hábito saludable es cambiar de posición o hacer pequeñas pausas durante la jornada o la actividad que se esté llevando a cabo al menos cada dos horas para ejecutar pequeños movimientos y estiramientos del cuello que pueden realizarse en el mismo sitio de trabajo. Esto se conoce como pausas activas.

Otro consejo de gran utilidad es distribuir las tareas de forma tal que se alternen distintas posturas de trabajo, en vez de mantener un solo tipo de actividad por mucho tiempo.

Qué hacer en caso de una contractura cervical

La tensión de los músculos suele producir mucho dolor y limitación para llevar a cabo los movimientos. Por tal razón, son útiles las medidas que ayuden a relajar los músculos. Éstas incluyen la aplicación de calor local, masajes, estiramientos y el uso de medicamentos del tipo analgésicos anti inflamatorios y relajantes musculares.

También es necesario suspender la actividad que originó el problema.

Foto: Fotolia - simeonvd

 
 
Autor: Dra. Maria de Andrade | Sitio: Definición ABC | Fecha: agosto. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/salud/contractura-cervical.php
 
Temas en Contractura Cervical
 

Redes Sociales