Definición ABC » Salud » Células Madre

+

Células Madre - Definición, Concepto y Qué es

Las células madre tienen la capacidad de convertirse en diversas clases de células del cuerpo, brindando así la posibilidad de crear nuevos tejidos y reparar aquellos que se encuentran dañados.

Existen dos tipos de células madre, las embrionarias que pueden convertirse en cualquier tipo de tejido y las adultas que pueden dar origen al mismo tipo del cual proceden.

Usos actuales y futuros de las células madre

El gran interés que ha surgido en torno a las células madre se origina en su capacidad de dar origen a nuevas células y tejidos, reemplazando aquellas que han dejado de funcionar o han sido dañadas en el curso de diversos tipos de enfermedades.

Aunque aún se encuentra en fase de investigación, en varios procesos experimentales se ha comprobado que tras la aplicación de células madre se puede reparar el daño en tejidos como el corazón, o incluso retomar la producción de hormonas como la insulina al ser colocadas en el páncreas, lo que abre la posibilidad a lograr curar trastornos como la diabetes.

En la actualidad la única enfermedad que puede ser tratada con el uso de células madres es la leucemia. También se utiliza para recuperar la función de la médula ósea tras la aplicación de algunos tratamientos para el cáncer. Fuera de estas dos indicaciones no hay aprobación para su uso en el tratamiento de otros trastornos de la salud.

Técnicas para aplicar las células madre

Las células madre se encuentran en la sangre, en la médula ósea y en el cordón umbilical de los bebes recién nacidos. Una vez que son extraídas, pueden colocarse en el receptor por una variedad de métodos, en algunos casos pueden utilizarse sin ameritar su manipulación, en otros deben ser sometidas a procedimientos complejos antes de poder ser trasplantadas.

En el caso de enfermedades hematológicas como la leucemia se aplican directamente por vía sanguínea, por un proceso similar a una transfusión de sangre, desde donde alcanzan la médula ósea para iniciar su funcionamiento. También se pueden aplicar por vía intramuscular o directamente en el tejido lesionado.

Las células a trasplantar pueden obtenerse de la misma persona a la que se le va a aplicar, lo que se conoce como trasplante autólogo. También es posible trasplantar las células madre obtenidas de un donante a otra persona que se convierte en receptor, esto se denomina trasplante alogénico o alotransplante.

Expectativas no realistas creadas en torno a las células madre

Los tratamientos con células madres han captado la atención tanto del público general como de los medios de comunicación, lo que ha llevado a una rápida difusión de este tema, en especial entre personas afectadas por diversos trastornos crónicos que en la actualidad no cuentan con un tratamiento especifico generándose grandes expectativas con uso para la recuperación de la salud.

Esta es una tecnología que aún se encuentra en fase experimental y, si bien tiene un gran potencial, no carece de efectos adversos, irreversibles hasta el momento, que aún no han podido ser controlados. Estas células pueden actuar sobre diversos tejidos produciendo efectos beneficiosos pero también otros no deseables, como es el caso del riesgo potencial de desarrollar tejidos localizados fuera del sitio en donde deben estar (conocidos como tejidos ectópicos), o incluso la posibilidad de desarrollar tumores. Una vez que las células madres son trasplantadas persisten por muchos años en el receptor.

Foto: Fotolia - Giovanni Cancemi

 
 
 
Temas en Células Madre
 

Redes Sociales