Definición ABC » Salud » Bromhidrosis

+

Definición de Bromhidrosis

La bromhidrosis es un trastorno que hace que quien lo padezca presente mal olor en algunas partes del cuerpo, en especial a nivel de las axilas, el pecho y la zona genital. Este olor persiste a pesar de la higiene excesiva o el uso de productos cosméticos.

Se trata de una condición que se acompaña por graves consecuencias para quien lo padece, afectando notablemente su calidad de vida.

Al igual que la hiperhidrosis, que es la presencia de sudoración excesiva pero sin mal olor, la bromhidrosis no es solo un problema estético o dermatológico, se trata más bien de una condición que realmente llega a impactar de forma negativa en la calidad de vida de quien la padece, afectando su relaciones interpersonales, sus relaciones de pareja e incluso su actividad laboral.

¿Por qué ocurre la bromhidrosis?

La piel está formada por una serie de estructuras, entre ellas unas glándulas capaces de producir sudor, que se conocen como glándulas sudoríparas. En algunas partes del cuerpo, como a nivel de las axilas, el pecho y la región genital, existen otras glándulas accesorias que se conocen como glándulas apocrinas; estas no producen sudor sino una secreción que tiene características más bien aceitosas y que son responsables de que estas zonas tengan un olor característico.

En las personas que parecen bromhidrosis, las glándulas apocrinas producen una secreción con características distintas a las del resto de la población, lo que hace que al entrar en contacto con las bacterias que forman parte de la flora bacteriana de la piel ocurra una descomposición de esta secreción originando sustancias como el amonio y ácidos grasos que son responsables del fuerte y característico olor.

Esta afección muchas veces tiene un origen genético, por lo que es más frecuente cuando los padres o algún familiar cercano la han padecido. La bromhidrosis se inicia a partir de la adolescencia, momento en el que las glándulas apocrinas se desarrollan y comienza a llevar a cabo su funcionamiento, una vez que aparece este trastorno permanece a lo largo de la vida de las personas.

Algunos factores como la alimentación, el consumo de alcohol y el hábito de fumar cigarrillo son capaces de intensificar el mal olor. Entre los principales alimentos capaces de acentuar el olor de la bromhidrosis se encuentran la cebolla y el ajo.

Existen varios tratamientos para la bromhidrosis

La bromhidrosis puede ser tratada de diversas formas. El tratamiento conservador consiste en el uso de jabones que contengan sustancias bactericidas, que al eliminar las bacterias de la piel hacen que disminuya la descomposición de las secreciones de las glándulas apocrinas, controlando así la aparición del mal olor.

También Es recomendable que las personas que padecen bromhidrosis sean sometidas a tratamientos de depilación, ya que en la presencia del vello lleva a que aumente la producción del sudor y las secreciones apocrinas. Esto debe complementarse con el uso continuo de productos antitranspirantes potentes.

Cuando estas medidas no son suficientes, es posible pasar a lo que se conoce como tratamientos de segunda línea. Estos incluyen la aplicación de toxina botulínica a nivel de las zonas afectadas, lo cual contribuye a disminuir la producción de sudor. Una desventaja de este tratamiento es que no es definitivo por lo que el paciente debe practicárselo regularmente.

Otra opción es practicar una cirugía en la cual se lleva a cabo una liposucción bajo la piel de las axilas y las zonas afectadas, esto ayuda a retirar las glándulas apocrinas con lo cual la persona deja de producir es el mal olor. Una consecuencia de este procedimiento es que además se retiran las glándulas sudoríparas, por lo que estas zonas no volverán a tener sudor.

Fotos: iStock - Yuri_Arcurs / mediaphotos

 
 
 
Temas en Bromhidrosis
 

Redes Sociales