Definición ABC » Salud » Audiometría

+

Definición de Audiometría

Nuestra capacidad auditiva nos permite comunicarnos con normalidad. Para conocer con precisión cuál es el estado del oído existe una prueba de medición, la audiometría.

La especialidad médica que estudia la audición es la otorrinolaringología

El examen de la salud auditiva se compone de dos partes: la audiometría que mide la capacidad de audición de un paciente y, por otra parte, la timpanometría, una prueba que mide la presión y la movilidad del oído medio. Cuando una persona tiene problemas para oír, normalmente suele fallar el odio medio o bien el nervio auditivo.

La versión simple de la audiometría es conocida como “de barrido” y para algunos pacientes se utiliza una versión más sofisticada en la que las pruebas de medición se realizan en cabinas especialmente insonorizadas. En cualquier caso, el paciente se coloca unos audífonos en sus oídos. De esta forma el paciente escucha los diferentes volúmenes en distintas frecuencias de sonido.

Cuando el paciente identifica un tipo de sonido (grave o agudo) tiene que levantar una mano para así comunicar que lo ha detectado. Este examen tiene una duración breve, normalmente unos cinco minutos. Primero se mide la capacidad de un oído y luego del otro.

Las audiometrías en niños pequeños

La audiometría es una prueba que se puede realizar tanto en adultos como en niños. Sin embargo, la ejecución de esta prueba no siempre es fácil en niños menores de cinco años. Por este motivo, los especialistas recomiendan una exploración inicial subjetiva de la audición analizando la conducta del niño frente a los estímulos auditivos. En este tipo de exploración es importante que el especialista médico establezca una relación empática con el niño.

Los resultados de una audiometría se plasman en un audiograma

En los audiogramas aparecen en una línea horizontal las frecuencias de los sonidos, las cuales se miden en hercios, concretamente desde 125 hercios para los sonidos graves hasta 8000 hercios para los sonidos agudos. En la parte vertical de la escala se representan los decibelios, que van desde 0 hasta 120. Una audición normal se encuentra entre los 10 y 20 decibelios.

Los audiogramas expresan mediante una gráfica la calidad de la audición y qué tipo de sonidos se oyen o no. A partir de esta medición se puede establecer los distintos tipos de sordera. En el audiograma se representa por colores la audición precisa de cada oído. Con esta información es posible buscar alguna solución que permita una audición normal.

Fotos: Fotolia - Lydie - Vladimir Mucibabic

 
 
 
Temas en Audiometría
 

Redes Sociales