Definición ABC » Salud » Audiología

+

Definición de Audiología

La salud es uno de los pilares del bienestar del ser humano. Pero el concepto de salud se ramifica en distintas especialidades médicas concretas. La audiología hace referencia a la disciplina encargada de diagnosticar posibles problemas auditivos. Además, esta disciplina también tiene una función preventiva aportando consejos útiles con los que cuidar nuestra capacidad para escuchar óptimamente, más allá del paso del tiempo.

Por ejemplo, conviene evitar la exposición constante a ruidos altos ya que la contaminación acústica es uno de los factores que más puede afectar a la sensibilidad del oído interno produciendo algún tipo de alteración.

Problemas de audición

Son muchos los medios a través de los que la audiología cuida la salud auditiva de las personas. El uso de audífonos correctivos es un claro ejemplo de cómo una persona que tiene dificultades para escuchar normalmente puede mejorar su calidad de vida a través de este aparato tan desarrollado.

Además, son distintas las causas que pueden producir problemas de oído: exposición frecuente a ruidos altos, causas genéticas, una lesión... Los profesionales expertos en audiología son quienes, a partir del diagnóstico, ofrecen el tratamietno más adecuado.

Existen distintos métodos para evaluar la audición de una persona. Y conviene puntualizar que la influencia directa que existe entre calidad en la escucha y las relaciones personales es fundamental puesto que los problemas de comunicación son habituales en personas que sufren algún problema de oído sin diagnosticar, como consecuencia de esta limitación terminan encerrándose en sí mismas.

La discapacidad auditiva que puede darse en distinta graduación y nivel de intensidad, recibe el nombre de sordera. Algunos tipos de sordera pueden tratarse con el uso de un audífono. En otros, las personas aprenden el lenguaje de signos.

Consejos para cuidar la audición

Cuando sufras algún tipo de tapón causado por el cerumen en el oído acude al médico para que lo elimine. No utilices bastoncillos caseros para ello. Baja el volumen de la televisión y de la música. Tu oído lo agradecerá. Después de salir de la ducha, sécate los oídos suavemente con la toalla para eliminar la humedad.

Además, los test auditivos preventivos elaborados por el otorrino son una buena prueba para evaluar posibles carencias en tu audición. Esta prueba siempre es importante pero todavía más, si existe algún antecedente familiar que incrementa el riesgo genético de sufrir alguna dolencia de este tipo.

Foto: Fotolia - corbacserdar

 
 
 
Temas en Audiología
 

Redes Sociales