Definición ABC » Salud » Arsonfobia

+

Arsonfobia - Definición, Concepto y Qué es

Arsonfobia, el pánico al fuego. Existen distintos tipos de miedo y todos ellos, en mayor o menor medida, condicionan la vida de la persona que sufre ese temor, especialmente, si se trata de un temor irracional (que no tiene una causa lógica, concreta y específica). Por tanto, como el sujeto vive un temor sin una causa específica, sufre porque se siente controlado y paralizado por este miedo en lugar de poder dominar la situación: la arsonfobia es un claro ejemplo de este tipo de pánico. Se caracteríza por un temor enfermizo hacia el fuego o los incendios.

En este caso, el problema surge realmente cuando este miedo condiciona al paciente al impedirle hacer su ritmo de vida habitual llegando a evitar aquellas tareas que le producen inquietud. El paciente necesita ayuda psicológica especializada para superar este temor porque son muchos los elementos con los que convive en el día a día que le recuerdan su propio miedo, por ejemplo, un mechero para encender el tabaco, una estufa de leña, el horno en el que cocinar una receta especial...

Pánico al fuego

Generalmente, quien sufre este temor experimenta una ansiedad envolvente que está causada por los propios pensamientos imaginarios que giran en torno a visualizaciones que dibujan posibles escenas de pánico. Uno de los síntomas de este tipo de fobia es que la persona experimenta angustia y falta de control ante algún estímulo que desencandera en su interior una tormenta de miedos y dudas.

Las noticias que también alteran el estado de ánimo de quien sufre este tipo de fobia son aquellas que se dan en los informativos y que muestran sucesos relacionados con incendios en los bosques. Algo que es más habitual durante los meses de calor.

Pedir ayuda psicológica

Quien sufre esta fobia observa el fuego como una amenaza permanente pero no es capaz de observar con objetividad los beneficios que ofrece. No se trata de una cuestión de voluntad sino de un hecho racional que le desborda. Este es el motivo principal por el que, a través de una terapia, podrá desarrollar nuevos recursos y habilidades con los que tener una mejor gestión de ese miedo al miedo que se retroalimenta de un modo constante en forma de fobia. Quien la sufre experimenta también estrés. Esta fobia, como cualquier otra, puede darse en distintos grados de menor a mayor intensidad. En algunos casos, esta fobia ha podido desencadenarse a partir de una experiencia personal negativa, por ejemplo, haber sobrevivido a un incendio en casa.

Foto: iStock - OcusFocus

 
 
 
Temas en Arsonfobia
 

Redes Sociales