Definición ABC » Salud » Aplicación Intramuscular

+

Definición de Aplicación Intramuscular

Se conoce como aplicación intramuscular la administración de una sustancia o medicamento directamente en el interior de un músculo con fines terapéuticos, es decir, para tratar o prevenir alguna condición.

Los músculos más empleados para este procedimiento son el deltoides del brazo, el glúteo de la nalga y el cuádriceps ubicado en la parte delantera del muslo.

En qué casos se utiliza la vía intramuscular

Esta vía de administración de sustancias se emplea en las siguientes situaciones:

Cuando no sea posible usar la vía oral por intolerancia. Un ejemplo de esto es el caso de personas con vómitos en la que es posible que los medicamentos usados por vía oral sean eliminados con el vómito no logrando así su efecto.

En el caso de medicamentos que no se absorben en el tracto gastrointestinal. Existen medicamentos no pueden absorberse en el tubo intestinal, o bien una vez absorbidos son inactivados a su paso por el hígado. Un ejemplo de lo primero son los aminoglicósidos (gentamicina, amikacina) un tipo de antibióticos muy usados para tratar infecciones urinarias.

Medicamentos de depósito. Existen medicamentos que se encuentran presentados de forma tal que una vez en el organismo se liberan poco a poco, llegando a mantener su efecto por varios días. Los medicamentos de este tipo más usados son los esteroides, indicados en el caso de reacciones alérgicas severas y dificultad para respirar, otro medicamento de este tipo es la penicilina benzatínica empleada para el tratamiento de las amigdalitis.

Aplicación de vacunas. La vía intramuscular es la más usada para aplicar vacunas (la excepción es la vacuna de la polio oral y la vacuna contra el rotavirus).

Ventajas de usar la vía intramuscular

La administración de sustancias directamente dentro del músculo tiene varias ventajas:

- Garantiza una mayor absorción de la sustancia.
- Permite obtener un inicio de acción más rápido, esto es especialmente útil para tratar condiciones como el dolor.
- Facilita administrar medicamentos de depósito.

Complicaciones tras una aplicación intramuscular

La aplicación intramuscular es un procedimiento que debe efectuarse siguiendo una serie de cuidados para evitar complicaciones, estas incluyen:

Dolor. Por lo general la aplicación intramuscular es un procedimiento que no produce más que una molestia. La presencia de dolor es indicativo de que la aguja entro en contacto con un vaso sanguíneo, un trayecto nervioso, o alcanzó la superficie de un hueso.

Hematoma. Una de las complicaciones más frecuentes es la aparición de un hematoma en el sitio de la inyección, se reconoce por ser una masa dura y dolorosa. Esto se debe a la lesión de un vaso sanguíneo durante la inyección. Para evitar la aparición de un hematoma se recomienda que una vez que se introduzca la aguja, se aspire antes de inyectar, esto permitirá identificar si se está en un vaso sanguíneo, de ser así debe retirarse la aguja y volver a iniciar el procedimiento.

Infección. Es una afección poco común. Ocurre cuando no se observan las normas de asepsia y antisepsia, o se aplica una sustancia contaminada por su inadecuada manipulación o por que se encontrara previamente en mal estado.

Lesión nerviosa. Se trata de una complicación grave. Ocurre principalmente cuando se aplica una inyección en el glúteo y se lesiona el nervio ciático. Se reconoce por la aparición de un dolor muy intenso, como un calambre o corrientazo que corre desde la nalga hasta la pierna o incluso el pie del mismo lado.

Fotos Fotolia: Designua / Dmitry Lobanov

 
 
 
Temas en Aplicación Intramuscular
 

Redes Sociales