Definición ABC » Salud » Anticoagulante

+

Definición de Anticoagulante

anticoagulante Los Anticoagulantes son fármacos que tienen la propiedad de afectar la coagulación de la sangre, son ampliamente utilizados en cardiología y neurología para prevenir enfermedades cardiovasculares con riesgo de desarrollar trombosis.

Los fenómenos trombóticos se caracterizan por la formación de un coagulo de sangre dentro de un vaso sanguíneo, bien sea una arteria o una vena. Cuando esto ocurre en una arteria se afecta la circulación a ese nivel lo cual compromete el aporte de oxigeno y nutrientes a un determinado tejido, esto da origen a un infarto. Las trombosis que suceden a nivel de una vena ocasionan hinchazón, coloración oscura y dolor. En ambos casos un trombo puede fragmentarse o desprenderse de la pared de la arteria o la vena viajando por la sangre hasta que queda impactado en un vaso sanguíneo de menor diámetro, este fenómeno es lo que se conoce como embolismo o tromboembolismo.

Los medicamentos anticoagulantes pueden ser de dos tipos principales, uno de ellos actúa directamente afectando la coagulación de la sangre, como es el caso de la heparina y la warfarina; otro grupo es el llamado antiagregantes plaquetarios que tienen como punto de acción las plaquetas evitando que estas den origen a la formación del trombo, en este último grupo se encuentran los anticoagulantes más ampliamente usados como son la aspirina y el clopidogrel.

Uno de los principales usos de los anticoagulantes constituye el tratamiento de personas con riesgo aumentado de desarrollar trombosis venosas, como es el caso de aquellas que presentan varices en las piernas, pacientes encamados o personas que se encuentran en postoperatorios. En estos pacientes hay un mayor riesgo de formar coágulos de sangre dentro de las venas en las piernas e ingles, con el riesgo de que se estos se desprendan y viajen por el torrente sanguíneo a las cavidades derechas del corazón desde donde pasan a las arterias pulmonares obstruyéndolas lo cual ocasiona un tromboembolismo pulmonar que es una condición seria que se asocia a una alta mortalidad.

Otra indicación importante de los anticoagulantes es en la prevención de la formación de coágulos sanguíneos dentro del corazón en personas con arritmias cardíacas, especialmente la arritmia del tipo fibrilación auricular que se asocia con 5 veces más probabilidades de desarrollar un accidente cerebrovascular en quien la padece. A nivel de laboratorio también son utilizados para evitar que las muestras de sangre se coagulen permitiendo que sean procesadas en estudios como la hematologia y el perfil de coagulación, igualmente se emplean para conservar las bolsas de sangre destinadas a tratamientos como la transfusión.

Los medicamentos de tipo antiagregantes que actúan inhibiendo la función de las plaquetas son muy utilizados en la enfermedad cardiovascular y la arterioesclerosis en donde han demostrado ser eficaces en la prevención de infartos cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

Los anticoagulantes son medicamentos de uso delicado, es necesario que el paciente sea evaluado previamente antes de que inicie su uso ya que conllevan a un mayor riesgo de que el paciente sufra una hemorragia. Estos medicamentos tienen dosis variable manteniéndose en la que permita lograr los efectos farmacológicos esperados con el menor número de efectos secundarios posibles, los pacientes que usan anticoagulantes deben evitar automedicarse ya que muchos medicamentos de uso común son capaces de interferir con su función y aumentar el riesgo de una hemorragia.

 
 
 
Temas en Anticoagulante
 

Redes Sociales