Definición ABC » Salud » Ansiolítico

+

Definición de Ansiolítico

ansioliticoCualquier tipo de medicación es recetada por un profesional de la medicina que prescribe un tratamiento para un paciente. Un tratamiento médico de una duración concreta y determinada que responde a un diagnóstico previo, es decir, a una causa. El tratamiento tiene como objetivo fundamental la curación de una dolencia determinada que mostró unos síntomas concretos y produjo unos efectos.

¿Para qué sirven los Ansiolíticos?

Existen distintos tipos de medicinas. ¿Qué tipo de medicamentos son los ansiolíticos? Los ansiolíticos son tranquilizantes menores. Los ansiolíticos son prescritos principalmente con el objetivo de reducir los efectos de la ansiedad y la angustia, es decir, producen un efecto tranquilizador. En algunos casos, los ansiolíticos también pueden recetarse para el tratamiento de un paciente que sufre trastornos en el estado de ánimo que son causa de sufrimiento y dolor.

Conviene puntualizar que en el tratamiento de determinados problemas de salud emocional existe una diferencia importante entre el psicólogo y un psiquiatra. Un psiquiatra es aquel que puede recetar medicación y recetar un tratamiento determinado. Por el contrario, un psicólogo no puede recetar medicación en el tratamiento de un paciente.

Un tratamiento que debe cumplirse rigurosamente

Se trata de fármacos que el paciente dentro de un tratamiento determinado puede tomar en una dosis concreta (establecida por el médico) y nunca debe saltarse esa pauta. En cualquier tipo de tratamiento médico, siempre se deben de seguir las indicaciones del médico y consultar cualquier duda con el doctor. Por otra parte, una persona nunca debe de automedicarse a sí misma porque la salud es un tema muy serio.

AnsioliticoComo cualquier tipo de medicación, los ansiolíticos pueden producir algún tipo de efecto secundario, por ejemplo, somnolencia. Es importante respetar la dosis establecida por el médico para evitar la dependencia.

Los ansiolíticos son un grupo de fármacos que producen sensación de relajación y también, de calma. Los ansiolíticos pueden recetarse en función de casos muy diferentes. Por ejemplo, ataques de pánico, síntomas de nerviosismo excesivo, problemas de ansiedad, problemas de descanso y de sueño (insomnio), convulsiones...

Existen algunos ansiolíticos como la benzodiazepinas que producen dependencia por lo que los profesionales tienden a recetar este tipo de tratamiento en periodos de tiempo muy cortos para evitar, precisamente, que el paciente tenga algún tipo de dependencia con este fármaco. Durante el tratamiento médico, el paciente no puede tomar bebidas alcohólicas que son incompatibles con el mismo.

 
 
 
Temas en Ansiolítico
 

Redes Sociales