Definición ABC » Salud » Alucinar

+

Definición de Alucinar

La palabra alucinar presenta varios usos en nuestro idioma.

En el lenguaje cotidiano, corriente, la palabra es usada para expresar diferentes cuestiones y situaciones.

Cuando nos sentimos deslumbrados o impresionados de manera positiva por alguien o por algo decimos: Juan me alucina, todo lo que hace me encanta y me parece perfecto. Mi vestido alucinó a todos los invitados a la fiesta.

Por otro lado, cuando alguien seduce o engaña a otro a partir de la utilización de diferentes artimañas, por ejemplo con el uso de una fina y convincente retórica, hablamos de alucinar. Laura se deja alucinar por los dichos de Mario pero en realidad es un mentiroso que la vive engañando.

En tanto, cuando le queremos decir a otra persona que está confundida, equivocada respecto de algo es frecuente que se use la palabra alucinar para expresarlo. Cómo te gusta alucinar, Juan, no gusta para nada de mí, ojalá fuese así.

Asimismo, la palabra alucinar designa a un estado que padecemos los seres humanos y que se caracteriza por la presentación de alucinaciones.
Generalmente, algunas enfermedades, afecciones, tal es el caso de la fiebre altísima, o el consumo de drogas de efecto alucinógenos, desencadenan la alucinación en las personas.

Cabe destacarse que una alucinación es la percepción que tiene alguien pero que no corresponde a un estímulo físico externo concreto, pero esa persona sí la percibe como real a pesar de ello. Una alucinación puede presentarse en los diversos niveles sensoriales: auditivo, táctil, visual, olfativo, entre otros.

Son varias las disciplinas que se ocupan de abordar esta cuestión, desde la psicología y la psiquiatría hasta la neurología.

Como mencionamos líneas arriba, la misma puede ser el producto de: una afección física, como la alta fiebre o la epilepsia; tener un origen biológico, tal es el caso de un deficiente funcionamiento del cerebro; de algún padecimiento psíquico como la esquizofrenia; del consumo de drogas; o estar vinculada a algunas prácticas místicas o religiosas.

En la esquizofrenia, por citar un ejemplo concreto, es habitual que el enfermo diga que oye voces que lo mandan a realizar determinadas acciones.

Por su parte, las drogas de tipo alucinógenos, como el LSD y la marihuana, son sustancias que actúan directamente sobre el sistema nervioso central provocando alucinaciones.

 
 
 
Temas en Alucinar
 

Redes Sociales