Definición ABC » Salud » Alcohorexia

+

Definición de Alcohorexia

La alcohorexia es un tipo de trastorno de la alimentación y consiste en sustituir la comida por el alcohol. El término alcohorexia es conocido también como drunkolexia (drunk quiere decir borracho en inglés). Por lo general, este trastorno tiene relación con el deseo de adelgazar. De esta manera, las personas que tienen este desorden creen que las calorías de los alimentos pueden ser sustituidas por las calorías del alcohol. Con este comportamiento logran una reducción de peso pero las consecuencias son nefastas para la salud.

Bulimia, anorexia y alcohorexia

La bulimia y la anorexia son dos trastornos alimentarios conocidos, pero en los últimos años se están combinando con el abuso de alcohol. Según los estudios realizados, los casos de alcohorexia son mayoritarios entre la población femenina, lo cual se debe a que las mujeres suelen estar más preocupadas por el peso y su apariencia física. Hay que tener en cuenta que socialmente hay dos ideas muy arraigadas: hay que estar delgado y el alcohol forma parte de una vida social normalizada. Estas dos consideraciones han favorecido el reciente fenómeno de la alcohorexia.

En la práctica, las personas que padecen este trastorno reducen drásticamente su alimentación con el fin de consumir una mayor cantidad de alcohol.

Los especialistas en alcohorexia afirman que hay una serie de comportamientos que sirven como señales de alarma: saltarse las comidas, no sentarse a la mesa, ir con frecuencia al baño después de comer, vomitar frecuentemente o afirmar que ya se ha comido cuando no es cierto.

Consecuencias de la alcohorexia para la salud

Básicamente hay dos tipos de consecuencias, unas a corto plazo y otras a largo plazo. Beber grandes cantidades de alcohol sin consumir alimentos provoca problemas de movilidad, un riesgo de accidentes y puede llegar a provocar un coma etílico y en algunos casos esto puede conducir a la muerte.

Alcohorexia-alcohol-manejar-peligrosA largo plazo este trastorno puede provocar problemas hepáticos como la cirrosis, una reducción significativa de peso y una fuerte adicción al alcohol.

Para tratar este trastorno es recomendable combinar un tratamiento psiquiátrico con unas pautas adecuadas de nutrición y, paralelamente, que la familia y el entorno personal de cada paciente se implique en la curación de la persona afectada por esta patología. Tal y como sucede con la mayoría de trastornos, lo más importante es la prevención y para ello es conveniente que los padres supervisen el tipo de vida de sus hijos.

Fotos: iStock - aydinmutlu / DimaChe

 
 
 
Temas en Alcohorexia
 

Redes Sociales