Definición ABC » Salud » Aftas Bucales

+

Definición de Aftas Bucales

Las aftas bucales son lesiones que se presentan en la mucosa de la boca, se deben a varias causas, principalmente trastornos como las infecciones virales.

Las aftas se reconocen por ser lesiones ulceradas, de fondo blanquecino, borde de color rojo brillante, pero sobre todo se caracterizan por ser muy dolorosas.

Estas lesiones se localizan principalmente en la mucosa que se encuentra en la cara interna de las mejillas y en las encías, también pueden afectar a la lengua.

¿Por qué ocurren las aftas bucales?

Estas lesiones se presentan como consecuencia de una lesión de la mucosa bucal. Su principal causa son las infecciones por virus, sin embargo, estas lesiones también se presentan por el roce repetido sobre una determinada zona de la boca como ocurre al usar prótesis dentales, aparatos removibles o algún tipo de ortodoncia; así como tras una lesión como por ejemplo al morderse o lesionarse el interior de la boca con algún objeto como al usar el cepillo de dientes de forma muy brusca.

La presencia de aftas bucales se ve favorecida en situaciones en las que el sistema de defensas se encuentra afectado, como ocurre en el caso de personas con cáncer, aquellas que reciben quimioterapia, en trasplantados que usan tratamientos inmunosupresores o cuando hay infecciones como el SIDA.

La mucosa de la boca también puede ser más fácilmente afectada ante la deficiencia de algunas vitaminas, principalmente el ácido fólico, vitaminas del grupo B y el hierro.

Es importante no confundir las aftas bucales con otras lesiones producidas por virus, como es el caso del herpes o con las micosis bucales.

Algunas recomendaciones que te ayudaran a aliviar el dolor producido por las aftas bucales

En la mayoría de los casos las aftas bucales desaparecen en un período de una semana sin tratamiento.

Una medida de gran ayuda para aliviar estas lesiones es mejorar la higiene bucal. Se recomienda cepillar los dientes con mayor frecuencia y usar enjuague bucal al terminar de cepillarse, preferiblemente un enjuague suave que no contenga alcohol.

En muchos casos es de gran ayuda aplicar una solución que se prepara mezclando una parte de leche de magnesia con una parte de un antialérgico en jarabe, especialmente a base de difenhidramina. Esta mezcla se aplica sobre las aftas usando un hisopo después de la higiene dental.

En aquellas personas que las lesiones son recurrentes o duran muchos días se recomienda visitar a un médico, ya que pudiera estar presente alguna condición que este favoreciendo la recurrencia de las lesiones y que amerite un tratamiento específico.

Fotos: Fotolia - sarmoho / olegmalyshev

 
 
 
Temas en Aftas Bucales
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49115 fans
  • Twitter
    2303
  • Google
    453
  •