Definición ABC » Religión » Retiro Espiritual

+

Definición de Retiro Espiritual

Cuerpo y mente muestran dos realidades del ser humano que se relacionan entre sí. Muchas personas tienen creencias religiosas y alimentan su espíritu a través de espacios concretos de silencio en los que poder orar, meditar y reflexionar sobre la propia vida, los actos personales y la felicidad. Los retiros espirituales son una experiencia religiosa en la que participan muchos fieles.

Distintas organizaciones religiosas programan estos retiros espirituales que tienen una duración específica y en los que se organizan actividades en torno a la fe que se convierte en un punto de profundización en la vida, en la oración y en la relación con Dios.

Otra de las notas distintivas de un retiro espiritual es que los participantes deben desconectar del entorno (se retiran de su rutina habitual) por lo que no utilizan su teléfono móvil o el ordenador. Se trata de estar plenamente concentrado en la dinámica del retiro para que esta experiencia espiritual sea plenamente enriquecedora.

Silencio y oración

La finalidad de un retiro espiritual es poder hacer una pausa en medio de la rutina habitual para encontrar un entorno de silencio y oración que resulta inspirador. La principal actividad de las personas que participan en este tipo de iniciativas es meditar y orar. La oración es el símbolo de relación con Dios en la religión, por esta razón, a través de la práctica de los retiros espirituales a los que las personas acuden libremente, se busca fomentar la presencia de Dios en el mundo actual.

En este tipo de retiros, no todas las dinámicas que se proponen son individuales sino que también existe formación en grupo, por ejemplo, se imparten charlas. Los retiros son una experiencia vivencial íntima, las personas tienen una evolución interna a partir de su propio diálogo interior.

Poner las ideas en orden

Más allá de su vínculo espiritual, un retiro espiritual también aporta un descanso emocional a aquellas personas que gracias a este espacio de reflexión consiguen poner sus ideas en orden, serenar sus preocupaciones, conectar con su yo interior y estar más cerca de Dios. Pero para ello, es importante tener fe. Es decir, para poder participar en un retiro espiritual y que esta experiencia tenga sentido, la persona debe estar allí porque tiene un motivo.

La fe no es una experiencia invariable, al igual que en cualquier tipo de vínculo personal, las personas que tienen fe viven momentos en los que se sienten más cerca de Dios y otros, en los que se sienten más distantes. Mediante los retiros periódicos, las personas hacen una pausa en su rutina para priorizar su relación con Dios.

Fotos: iStock - AscentXmedia / Studio Grand

 
 
 
Temas en Retiro Espiritual
 

Redes Sociales