Definición ABC » Religión » Reglas Monásticas

+

Definición de Reglas Monásticas

La mayoría de órdenes religiosas se fundaron en la Edad Media en torno a un monasterio en el que los monjes vivían dedicados a alguna actividad, normalmente el rezo y algunas tareas orientadas al sustento económico. Estos dictámenes se organizaban a partir de una serie de normas o reglas de conducta y por este motivo se habla de las reglas monásticas.

Si bien cada orden religiosa tiene su propia regla monástica, todas ellas se inspiran en las Sagradas Escrituras. En cualquier caso, el contenido de una regla monástica puede analizarse desde varias perspectivas:

1) como la forma de entender la vida en una comunidad de monjes,

2) como un documento con un valor histórico o

3) como una guía espiritual para los cristianos.

La regla de San Agustín

Agustín de Hipona (354 - 430 d. C) fue el primero que elaboró una regla monástica para organizar la vida en comunidad de los monjes agustinos. Sus principales fundamentos son los siguientes:

1) los monjes deben vivir en comunidad, compartir sus bienes y fomentar un ambiente fraternal entre los miembros de la comunidad,

2) una parte importante del día debe dedicarse a la oración,

3) se debe llevar una vida austera y practicar periódicamente el ayuno,

4) se propone una actitud hospitalaria con los visitantes y viajeros,

5) sobre el gobierno de la comunidad, hay que obedecer al superior del monasterio.

En el documento de la Regla de San Agustín se pueden encontrar interesantes reflexiones sobre la humildad, el cuidado de los enfermos, la castidad o el perdón de las ofensas. En el capítulo Xlll de la regla San Agustín se recomienda a los monjes que lean el contenido de la regla semanalmente.

La regla de San Benito

San Benito de Nursia, nacido a finales del siglo V d.C, es considerado el padre del monacato occidental. Antes de su muerte en el año 547 escribió una regla en la que se establecen indicaciones útiles para los monjes benedictinos y también para todos aquellos que buscan una guía para encontrar a Dios.

La regla de San Benito se condensa en dos términos, ora et labora, es decir, reza y trabaja

Sin embargo, en sus diferentes capítulos se hace hincapié en la importancia del silencio, la obediencia y la humildad como pautas de conducta que deben respetarse. Por otra parte, en la regla se explica cuál tiene que ser la conducta de los monjes en relación con los huéspedes, los pobres, el uso de los bienes o los horarios de las comidas.

Tanto la regla de San Agustín como la de San Benito especifican que los monjes no deben tener bienes en propiedad, sino que todo tiene que compartirse. Cada monje tiene asignadas unas tareas a realizar y unos se dedican a la cocina, otros al cuidado de los enfermos de la comunidad y algunos de ellos son los encargados de la lectura del evangelio.

En su inmensa mayoría las reglas monásticas siguen practicándose en la actualidad.

Fotos: Fotolia - cartoonresource / berdsigns

 
 
 
Temas en Reglas Monásticas
 

Redes Sociales

  • Facebook
    49117 fans
  • Twitter
    2302
  • Google
    453
  •