Definición ABC » Religión » Piedad

+

Definición de Piedad

En el ámbito religioso la palabra piedad ostenta una presencia especial e importante ya que a través de la misma se designa el fervor y la fe religiosa que los creyentes o fieles que pertenecen a determinada religión manifiestan respecto de figuras, símbolos, considerados como elementales de la religión que profesan.

Fervor religioso que el creyente manifiesta respecto de sus creencias

En el Cristianismo, más especialmente en su libro sagrado, la Biblia, nos encontramos con dos concepciones diferentes respecto del término piedad; en el Antiguo Testamento se vincula a este término con la misericordia, es común encontrarnos con la frase: “ten piedad de mí oh Dios”, en tanto, en el Nuevo Testamento , la palabra piedad implica ideas de temor a Dios, la obediencia a sus mandamiento y a la vida religiosa, a aquellas personas que llevaban una vida religiosa comprometida se las denominaba piadosas.

Compasión que se siente por alguien

Por otra parte, en el lenguaje corriente empleamos la palabra piedad para denominar la compasión que se puede sentir de alguien o de un grupo que está sufriendo por alguna cuestión. “Te pido por favor que tengas un poco de piedad conmigo, acabo de sufrir una pérdida tremenda y tú me estás gritando. Laura le pidió a la policía que le tengan piedad, cuando se recupere del shock del asalto prometió declarar.”

Tal situación implica que la persona que siente piedad o misericordia por otro dispone de una inclinación natural para percibir esa desdicha y lamentarse especialmente por ella.
Ahora bien, no se queda únicamente en el lamento, sino que la piedad en este sentido mueve a la persona a actuar, a ayudar a aquel que sufre para aliviarle el dolor que padece.

Escultura realizada por el arista renacentista Miguel Ángel y que está exhibida en una capilla de la Basílica de San Pedro en el vaticano

Y el otro de los usos sumamente popular que presenta la palabra piedad es para designar en la pintura o en la escultura, a aquella representación de la Virgen María mientras se encuentra sosteniendo el cadáver de su hijo Jesucristo descendido de la cruz.
Una de las representaciones de esta escena más emblemáticas es aquella llevada a cabo por el artista plástico del Renacimiento Miguel Ángel y que se encuentra expuesta en la Basílica de San Pedro en Roma, en el Vaticano.

Esta escultura fue realizada por el artista enrolado en el movimiento del Renacimiento entre 1498 y 1499.
Tiene unas dimensiones de 1,74 x 1,95 y está construida en mármol.
Se destaca formalmente por ser una escultura de bulto redondo, que se caracteriza por imponer la tercera dimensión en la representación, en proporciones reales y verdaderas y de tamaños naturales, lo que le aporta aún más realidad a la obra artística en cuestión.

La piedad, por caso, puede apreciarse desde todos los ángulos, aunque debemos destacar que el punto de vista preferencial es el frontal.

La obra goza de una emocionalidad suprema por el tema tan sensible que transmite, una madre sosteniendo a su hijo muerto con toda la carga emotiva que ese acontecimiento tan triste supone para cualquier madre.
La obra fue un encargo que el cardenal de San Dionisio Jean Bilhères de Lagraulas, embajador del rey francés ante el vaticano, le realizó a Miguel Ángel.

En 1498 firmaron el acuerdo para que el artista comenzase con la realización de la obra y se indicaba no solamente que la misma debería terminarse antes del plazo de un año sino que además se indicaba el pago de una suma de 450 ducados de oro.

Increíblemente, la obra fue concluida a tiempo, dos días antes del plazo que se había propuesto en el acuerdo escrito pero el cardenal que la encargó no pudo verla ya que falleció dos días antes.
En un primer momento se la erigió en la propia tumba del cardenal francés y luego en el año 1749 se la traslado a la actual ubicación en la primera capilla a la derecha en la Basílica de San Pedro.

 
 
 
Temas en Piedad
 

Redes Sociales