Definición ABC » Religión » Mundano

+

Definición de Mundano

El adjetivo mundano se emplea en referencia a las cosas cotidianas y corrientes, es decir, propias de la vida diaria. En este sentido, la palabra mundano viene de mundo.

Los placeres mundanos

El concepto de mundano hay que entenderlo en oposición a un plano superior, el plano espiritual. Lo mundano y lo espiritual son realidades antagónicas. Así, si nos referimos a los placeres mundanos estamos aludiendo al disfrute de una buena comida, a un paseo agradable, a una conversación amigable, a la lectura de una novela interesante y, en definitiva, a las cosas sencillas de la vida que nos proporcionan una satisfacción. En la cara opuesta se encuentran los placeres que van más allá y que tienen un componente espiritual. De esta manera, el nirvana como consecuencia de la meditación zen es una forma de placer que no es mundana.

Otra acepción de la palabra

El término mundano presenta igualmente otra acepción. De esta manera, cuando alguien es aficionado a los lujos y frecuenta ambientes selectos se dice que vive una vida mundana. En este sentido, la llamada alta sociedad es la clase social que disfruta con las cosas mundanas. En estos casos, el adjetivo mundano tiene una clara connotación peyorativa, pues está asociado a la superficialidad y a la vanidad de los ambientes refinados de la alta sociedad.

La idea de mundo y lo mundano

La palabra mundo equivale a cosmos en griego. Para los antiguos griegos el mundo es un lugar ordenado por fuerzas de la naturaleza y en otra dimensión existe un lugar siniestro, el inframundo. Con la llegada del Cristianismo la idea de mundo adquirió una nueva dimensión y el mundo terrenal es entendido en oposición al mundo celestial.

Desde la perspectiva cristiana, las cosas del mundo (lo mundanal) tienen un valor inferior a las cosas del mundo celestial

En el mundo terrenal existen las imperfecciones humanas y en especial el pecado, mientras que en el mundo celestial existe la perfección y la verdad absoluta. Esta valoración cristiana sobre el mundo hizo que todo lo mundano (por ejemplo, los placeres) fuera valorado negativamente, como una desviación peligrosa o pecaminosa o como una tentación del espíritu humano.

En la doctrina cristiana las cosas terrenales o mundanas (en ocasiones se conocidas con la expresión "el mundanal ruido") representan un camino y una propuesta vital, pero el verdadero camino se encuentra en el mundo celestial.

Fotos: iStock - YinYang / Martin Dimitrov

 
 
 
Temas en Mundano
 

Redes Sociales