Definición ABC » Religión » Extremismo Religioso-Político

+

Definición de Extremismo Religioso-Político

En el ámbito de las ideas políticas y religiosas se emplea el concepto de extremismo para referirse a posiciones muy radicales y alejadas de las posturas moderadas. En el contexto filosófico, científico o cultural también se recurre a esta etiqueta para hacer referencia a planteamientos alejados de las corrientes convencionales.

Al margen del contexto en el que pueda utilizarse, normalmente la idea de extremismo tiene connotaciones negativas, pues se asocia a movimientos revolucionarios o posiciones intolerantes. Como es lógico, desde el punto de vista de los extremistas, sus posiciones son razonables y sensatas. En este sentido, estamos ante un concepto relativo y que suscita cierta controversia.

En relación con la política

En cada contexto histórico hay unos planteamientos políticos que sirven como referencia para el conjunto de los ciudadanos. En el mundo actual hay una serie de formaciones políticas que conforman un espacio moderado, como la socialdemocracia, la democracia cristiana o los partidos de corte liberal. Así, cuando una persona o un colectivo tiene ideas que van más allá de lo establecido, sus planteamientos son considerados extremistas. Si bien esta denominación es algo ambigua, permite identificar a ciertos colectivos: movimientos ecologistas o animalistas, grupos de neonazis o de extrema derecha, movimientos anticapitalistas revolucionarios, etc.

En el contexto religioso

La mayoría de religiones presentan diferentes corrientes en su seno. Así, el catolicismo es una corriente moderada dentro del cristianismo, pero ciertos grupos cristianos son considerados radicales y, por lo tanto, extremistas. Lo mismo sucede con el Islam, una religión en la que ciertos grupos son partidarios del terrorismo para imponer sus doctrinas.

El caso paradigmático del evolucionismo

A finales del siglo XlX las ideas de Darwin sobre la evolución de las especies fueron consideradas una propuesta extremista. Su planteamiento implicaba que la especie humana estaba sujeta a los mismos mecanismos que el resto de especies animales. Como es lógico, sus ideas se encontraban en una posición extrema en aquel momento histórico, ya que durante siglos se había considerado que el hombre había sido creado por Dios.

Con el paso de los años, el evolucionismo fue aceptado como una teoría válida. Como consecuencia de ello, surgieron unos nuevos extremistas: los grupos religiosos que niegan la teoría de la evolución.

El ejemplo del evolucionismo permite ilustrar el fenómeno del extremismo. Así, la posición extrema de alguien no es, en principio, ni positiva ni negativa, sino que depende de otra consideración: la noción de normalidad en cada momento histórico. De esta manera, todo lo que se aleje de la supuesta normalidad es etiquetado como extremista.

Fotos: Fotolia - hurma / popaukropa

 
 
 
Temas en Extremismo Religioso-Político
 

Redes Sociales