Religión » Expiación

Expiación - Definición, Concepto y Qué es

El concepto de expiación es eminentemente religioso y concretamente hay que entenderlo en las coordenadas de la religión cristiana. Se produce la expiación cuando tras cometer un pecado o una falta el creyente quiere restablecer la armonía con Dios, quien ha sido ofendido por la acción cometida. En otras palabras, la expiación es una forma de arrepentimiento con el fin de restablecer la unión y la armonía con Dios.

De esta manera, la expiación es el acto por el cual el creyente se perdona a sí mismo y, al mismo tiempo, perdona a los demás por sus errores. Hay que tener en cuenta que el término proviene del latín expiatio, que significa sacar hacia afuera las culpas. El verbo expiar equivale a purificar, resarcir o reparar.

Desde el punto de vista del cristianismo

La noción de pecado es esencial en el Cristianismo. El ser humano nace con el pecado original y a lo largo de su vida comete acciones indebidas o pecaminosas, que pueden tener mayor o menor gravedad. Para los creyentes el pecado produce un sentimiento de culpabilidad y, por lo tanto, su acción pecadora supone una ruptura personal con Dios. Dicha ruptura debe ser eliminada y para conseguirlo el creyente tiene que reconocer y asumir su pecado, ya que tiene que pagar por él de alguna manera (por ejemplo, con un castigo impuesto por él mismo o por el sacerdote a través de la confesión). La expiación tiene, por lo tanto, dos momentos diferenciados: asumir la responsabilidad del pecado y, paralelamente, con esta actitud se busca el perdón de Dios, es decir, su absolución. Para expiar un pecado es necesario el arrepentimiento sincero y creer en el perdón de Dios.

Consideraciones sobre la idea de expiación en el Cristianismo

La expiación es una forma de acercamiento a Dios que tiene como origen el episodio del Antiguo Testamento en el que Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso.

El sacrificio de Jesucristo en la cruz es considerado una forma de expiación, pues Jesús como hombre se sacrificó por los hombres, de tal manera que a través de la expiación de Jesucristo se simboliza la idea de vida eterna después de la muerte para los seres humanos.

La expiación individual es la consecuencia de la infinita bondad de Dios, que al ser perfecto no puede aceptar ninguna mancha o pecado entre los hombres. Por lo tanto, Dios nos otorga el don de la expiación.

Foto: iStock - yelo34

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: mayo. 2016 | URL: https://www.definicionabc.com/religion/expiacion.php
 
 

Redes Sociales