Definición ABC » Religión » Evangelios Apócrifos

+

Definición de Evangelios Apócrifos

La Biblia fue escrita definitivamente hacia el siglo l d. C. En ella hay cuatro relatos sobre la vida de Jesús: el evangelio de Marcos, de Lucas, de Juan y de Mateo. Sin embargo, existen otros evangelios que no están integrados en la Biblia, pues no fueron reconocidos por las autoridades religiosas por entender que no estaban inspirados por Dios. Estos textos son conocidos como los evangelios apócrifos.

En el contexto religioso del cristianismo el vocablo apócrifo hace referencia a los textos sagrados que no forman parte del canon oficial. Por este motivo, hay una distinción entre los evangelios canónicos y los apócrifos.

El cristianismo dio sus primeros pasos hacia el año 30 d. C cuando un grupo de judíos se unieron para seguir las enseñanzas de Jesús de Nazaret

Los seguidores de Jesús contaban historias sobre el nuevo mesías y finalmente estos relatos fueron recopilados en el Nuevo Testamento. Se cree que el primer evangelio fue el de Marcos y seguramente se escribió hacia el 70 d. C. Junto con los otros tres evangelios ya citados conforman la versión oficial del cristianismo.

Principales evangelios apócrifos

El evangelio de Pedro es un relato sobre la vida de Jesús. En el texto se afirma que el autor fue el propio apóstol Pedro. Este texto fue descubierto en Egipto en el siglo XlX y causó un gran impacto entre los biblistas y académicos porque en él se cuentan los hechos relacionados con la resurrección de Jesús.

El evangelio de Tomás fue descubierto en 1945 en la localidad de Nag Hammadi en Egipto. Se trata de unos manuscritos con 114 sentencias atribuidas a Jesús de Nazaret. Los expertos consideran que este texto formó parte de una corriente filosófica del siglo lll d. C, el movimiento gnóstico.

El evangelio de María Magdalena se descubrió en el siglo XlX y los especialistas lo sitúan dentro de la corriente del gnosticismo. Sobre este texto solo se conservan algunos fragmentos. Si bien no fue escrito por María Magdalena, ha recibido esta denominación porque en él se menciona a una díscípula de Jesús y se cree que pudo ser María Magdalena.

El evangelio de Judas, seguramente escrito por los cainitas hacia el siglo ll d. C, presenta una versión positiva del apóstol que traicionó a Jesús, Judas Iscariote. Para algunos especialistas esta interpretación del manuscrito es errónea y se debe a un error en la traducción del texto original.

Más preguntas que respuestas

Sobre estos evangelios hay mucha controversia y disparidad de opiniones. Los estudiosos se hacen todo tipo de preguntas: ¿fueron prohibidos por motivos teológicos o por otros intereses?, ¿por qué motivo desaparecieron?, ¿se produjo una batalla doctrinal para imponer un modelo de cristianismo sobre otros?

En el Concilio de Nicea en el siglo lV d. C se establecieron las bases del cristianismo

Cuando el emperador Constantino se convirtió al cristianismo el Impero Romano adoptó esta religión como oficial. Por entonces no había una cohesión doctrinal entre los cristianos y en aquel contexto histórico se decidió organizar el Concilio de Nicea en 325 para establecer los principios básicos de la fe cristiana.

El objetivo del concilio era doble: unificar la fe y cohesionar el imperio. Los obispos y sacerdotes reunidos en Nicea consensuaron los dogmas religiosos y, al mismo tiempo, proclamaron oficiales unos textos (los evangelios canónicos) y no oficiales otros (los evangelios apócrifos).

Fotos Fotolia: Julia / Pepitoid

 
 
 
Temas en Evangelios Apócrifos
 

Redes Sociales