Religión » Ecónomo

Definición de Ecónomo

EconomoHay términos cuyo significado se circunscribe a un ámbito concreto. Es el caso de la palabra ecónomo, que normalmente se utiliza en la esfera de la religión católica. Un ecónomo es la persona encargada de la administración y la gestión de las actividades propias de la iglesia católica. Quien ostenta este cargo es generalmente un clérigo, cuyas funciones específicas son las de velar por el buen funcionamiento económico de una institución religiosa, como una parroquia o una diócesis.

Hay que tener presente que ya en los primeros siglos de la iglesia católica se utilizaba el término "administrare" para mencionar la gestión y administración de los bienes. Si extrapolamos la figura del ecónomo al ámbito civil, se hablaría de otros conceptos, por ejemplo, gerente, contable o gestor.

Estructura organizativa de la iglesia católica

La organización religiosa de la iglesia católica, también conocida como curia diocesana, establece una serie de organismos y cargos para el correcto funcionamiento de la iglesia. Así, el obispo es el máximo representante de una diócesis. También existe la figura del vicario general como figura de rango inferior y que actúa como delegado del obispo. Siguiendo en el escalofón, aparece la figura del canciller, que es el encargado de redactar y archivar las actas de la curia. Este estructura está definida según lo establecido en el derecho canónico y pretende ordenar y regular toda la actividad pastoral relacionada con la iglesia. Hay que tener en cuenta que son muy diversos los órganos y funciones propios de la iglesia: consejo pastoral, cabildo, canónigo penitenciario o parroquias. Como es lógico, toda este organigrama y sus correspondientes atribuciones requieren de una gestión económica, la que lleva a término el ecónomo.

Las funciones específicas del ecónomo

El ecónomo tiene un papel fundamental, ya que toda la actividad económica depende de su gestión. Como pauta general, el ecónomo ostenta su cargo durante un periodo determinado, habitualmente de cinco años, aunque la tendencia es que dicho cargo se renueve tras finalizar su mandato. Al finalizar cada año, el ecónomo tiene que mostrar cuál es la realidad económica del organismo que gestiona, es decir, debe rendir cuentas al obispo.

El oficio de ecónomo implica que unos bienes son administrados, lo que supone que el responsable de hacerlo no se ocupa del gobierno de un organismos religioso sino exclusivamente de tareas administrativas de índole económico.

Economo2El ecónomo debe cumplir con sus funciones de acuerdo con el establecido en el derecho canónico y de tal forma que sus acciones se correspondan con la finalidad que ha establecido la iglesia. En cualquier circunstancia, la responsabilidad del ecónomo debe estar tutelada por el obispo de la diócesis, la máxima autoridad católica en un territorio. En consecuencia, sus funciones son siempre dependientes y no tienen un carácter autónomo.

Por último, según la legislación canónica el ecónomo ejerce sus funciones administrativas habiendo jurado con anterioridad que va a desempeñar su cargo de acuerdo a lo establecido por la ley. Hay que tener en cuenta que cualquier diócesis maneja unos fondos y el responsable de los mismos debe ser alguien de absoluta confianza, por lo que el juramento de su cargo es un símbolo de su compromiso.

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: julio. 2015 | URL: https://www.definicionabc.com/religion/economo.php
 
Temas en Ecónomo
 

Ahora en Religión

Redes Sociales