Religión » Crucifixión de Jesús

Crucifixión de Jesús - Definición, Concepto y Qué es

La crucifixión era el procedimiento más habitual para ajusticiar a los condenados a muerte en la Antigua Roma. Con este castigo las autoridades romanas buscaban un doble propósito: la ejecución de un condenado y el escarmiento psicológico de la población. Por este motivo, cuando los judíos solicitaron al gobernador Pilatos que ordenase la crucifixión de Jesús, estaban pidiendo su condena a muerte.

La muerte de Jesús en la cruz

El cuerpo fue colocado sobre una cruz en forma de T y sus extremidades se clavaron con grandes clavos puntiagudos. Al contrario de lo que se afirma, los clavos atravesaban las muñecas y no las manos, lo que obligó a Jesús a forzar los músculos de la espalda para poder respirar.

Los dos pies fueron clavados juntos y para ello se empleó un clavo de gran tamaño. En esta posición resistió algo más de tres horas y finalmente murió.

Minutos antes de fallecer ya no sangraba más

Se calcula que durante su agonía perdió 3,5 litros de sangre. Además de los clavos, los romanos le colocaron una corona de espinas en su cabeza y un soldado le clavó una lanza en el tórax.

Al margen de la tortura física, sufrió emocionalmente por la traición de Judas, por el rechazo del pueblo de Israel y por ver a su madre mientras él agonizaba. Antes de su crucifixión fue obligado a cargar su propia cruz caminando dos kilómetros aproximadamente. Mientras tanto, los soldados que le arrestaron le azotaron e insultaron.

Los responsables directos de su ejecución fueron tres: Caifás, Poncio Pilato y Judas. El primero fue el sumo sacerdote judío que mantenía buenas relaciones con las autoridades romanas. Poncio Pilato era el gobernador de Judea y permitió que Jesús fuera finalmente crucificado.

Judas fue el apóstol que le traicionó por treinta monedas de planta.

Las palabras de Jesús a uno de los ladrones que le acompañaron en la crucifixión

En los Evangelios de Mateo y de Marcos se mencionan las últimas frases de Jesús en la cruz. Todas ellas son conocidas con una denominación genérica, las Siete Palabras.

A la vez que era torturado en la cruz, los romanos castigaron a dos ladrones junto a él. Uno de ellos era Dimas y es conocido como el "buen ladrón". Cuando los dos ladrones y Jesús se encontraron en sus respectivas cruces, Dimas se dirigió a Jesús para pedirle que se acordara de él cuando alcanzara su Reino.

Jesús le respondió diciéndole que al final del día los dos estarían juntos en el Paraíso.

Fotos: Fotolia - Renata Sedmakova

 
 
Autor: Javier Navarro | Sitio: Definición ABC | Fecha: junio. 2018 | URL: https://www.definicionabc.com/religion/crucifixion-jesus.php
 
Temas en Crucifixión de Jesús
 

Redes Sociales